top of page

"Madame Web" de S. J. Clarkson

La telaraña se hace bolas...

"Su telaraña los conecta a todos" promete "Madame Web". Es el tercer personaje del Spiderverso de Sony en tener su filme en solitario luego de Morbius y Venom. Cómo aquellos, sigue dejando claro que este universo está más cercano al fallido de DC Comics que al ahora disparejo de Marvel y, más aún, que lo único que lo sostiene de la telaraña es la promesa de que algún día se conectará con el Spider-Man de Tom Holland.

"Madame Web" es un filme de origen y presenta a una Cassandra Web (Dakota Johnson) mucho más joven y muy distinta de la referencia que se tiene de la versión en cómic donde el personaje es una mujer de edad, en una silla de ruedas y sin vista. Aquí, Cassandra es una paramédico que tras un accidente comienza a tener visiones que involucran a tres jóvenes: Julia Cornwall (Sidney Sweeney), Anya Corazon (Isabela Merced) y Mattie Franklin (Celeste O'Connor), quiénes están siendo cazadas por Ezekiel Sims (Tahar Rahim). Sims tiene historia con Cassandra, aunque ella lo desconoce, tiene habilidades arácnidas y debe terminar con Julia, Anya y Mattie antes de que ellas desarrollen habilidades y le pongan fin.

Este es otro caso de una película que quizás pudo ser buena o al menos decente, pero donde varias manos intervinieron dejando un resultado flojo, aburrido y sin mayor sentido. Inicialmente conectaría con el Spider-Man de Andrew Gardfield como apuntan los eventos relacionados con los personajes de Emma Parker (Emma Roberts) y Ben Parker (Adam Scott), madre y tío de Peter, aunque el nombre nunca se menciona (ella está embarazada en el filme). Sin embargo, toda referencia al año en que ocurren los eventos y a otros filmes fue eliminada. La precaución parece estar previendo cualquier escenario. Si la película funciona se le conecta y si no lo hace, se deshecha, aún y cuando las pretensiones de detonar otros filmes son claras son más que claras. Hay que decirlo, "Madame Web" es engañosa. Su publicidad promete un filme del Spiderverso y aunque lo es, la acción y participación de varios seres arácnidos es en realidad muy limitada pues en realidad aún no reciben los poderes; lo que se ve en avances y sugieren los posters sucede en visiones del futuro.

El guion tiene varios problemas. El primero está en que Cassandra no tiene realmente un objetivo. Una regla de cualquier historia es que el personaje debe querer algo, ya sea consciente o inconscientemente y aquí eso no pasa y ello tiene un fuerte efecto en términos de conseguir interés e identificación por parte del público. Y es que aquello que quiere el personaje debería de conectar con algo universal (por ejemplo, en "Spider-Man: En el multiverso", Miles Morales quiere encajar en la escuela, vivir a las expectativas, suyas y de otros; se ve en medio del multiverso a punto de colapsar y conecta porque lo que está en el fondo es la propuesta de que cualquiera que haga lo correcto porque es justo eso, lo adecuado, es un súper héroe) y eso no pasa. Luego, los poderes del personaje se limitan a ver el pasado y el futuro por lo que depende de otros para vencer al antagonista, quiénes pueden ayudarla en realidad tampoco tienen habilidades especiales. Vaya, el villano nunca queda establecido como una gran amenaza, pero más absurdo es cuándo se enfrentan porque las heroínas no han crecido ante "el gran peligro" y ese "gran peligro" tampoco se siente como tal. Esa falta de "momentum" se transforma o se refleja en un clímax donde prácticamente da la mismo qué pase y ese es un gran problema. Es justo un problema que deriva de la falta de universalidad y verdad del filme. ¿Por qué importa lo que le sucede a Cassie? Y debería de importar no porque se conecta con el Spiderverso (ésa es la metáfora) sino porque hay algo que le hace sentido a la audiencia en torno al crecimiento del personaje y que quizás pudiera ser con el encontrarle sentido a la vida o tener un propósito... pero eso no está desarrollado. Por decirlo en términos del propio filme, la telaraña que sostiene el filme es muy débil.

Actoralmente, "Madame Web" cumple por partes. Dakota Johnson es talentosa como ha dejado patente en filmes más afortunados como "Cha Cha Real Smoth, ¡a bailar!" o "La hija oscura". Sidney Sweeney ("Con todos menos contigo") e Isabela Merced ("Dora y la ciudad perdida") también han probado que son muy carismáticas y que pueden moverse en cualquier género, pero aquí están un tanto desperdiciadas y nunca se consigue del todo una gran química entre ellas. Celeste O'Connor es la mejos conocida, antes estuvo en "Ghostbusters: El legado". Tahar Rahim está muy desperdiciado, máxime luego de verlo en "The Mauritanian" o "El pasado" y Emma Roberts y Adam Scott están prácticamente de relleno. Al filme tampoco le ayuda el que a pesar de sus 80 millones de dólares de presupuesto carece de una identidad visual propia, que los efectos visuales y toda la dinámica se siente muy de los 90's y no en el sentido positivo, sino en tanto que se siente "viejo".

El Spiderverso de Sony lleva cero de tres y es que, aunque las películas de "Venom" han funcionado en la taquilla, son bastante malas también. Este año llegará un cuarto personaje, "Kraven, el cazador" y también el cierre de la trilogía de "Venom". Ojalá sean el cierre de una puerta que al momento no lleva a ningún lado. La telaraña de "Madame Web" no conecta con nadie porque no conecta consigo. Es una bola de araña que bien hubiera hecho en no existir.

🕷

EE. UU. 2024 - 1h 57m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page