top of page

"Matilda de Roald Dahl, el musical" de Matthew Warchus

"Para cambiar el mundo se necesita un poco de genio".

"Matilda" llegó a la pantalla grande en 1996. Aunque en aquél entonces no fue un éxito comercial, el paso de los años la ha convertido en clásico. Es una adaptación de la novela de 1988 de Roald Dahl, responsable de otros títulos que han llegado al cine y que se han convertido en parte del imaginario cultural: "Las Brujas", "Charlie y la fábrica de chocolate", "El fantástico Sr. Fox", entre otras tantas más. El musical existe desde 2011 y ha ganado varios premios.

"Matilda de Roald Dahl, el musical" es dirigido por Matthew Warchus, quién tiene en su haber "Simpatico" y "Pride", pero, sobre todo, el haber llevado a Broadway el musical. Lo entiende y entiende las diferencias entre un medio y otro. La historia es ya conocida: Matilda (Alisha Weir) es una niña que llega al mundo por sorpresa. Sus padres, Harry (Stephen Graham) y la Sra. Wormwood (Andrea Riseborough), no la tenían en sus planes. Él en realidad deseaba un niño y ambos la ignoran la mayoría del tiempo. En edad escolar, deciden enviarla al colegio más por presión y por deshacerse de ella que por interés de que aprenda, aunque Matilda ya sabe leer y sabe mucho más de lo que incluso la escuela podrá enseñarle. Total, cuando llega se encuentra con Miss Honey (Lashana Lynch), una agradable maestra que tiene por filosofía que aprender debe ser divertido y agradable, y la Srita. Troncha Toro (Emma Thompson), la ruda directora que cree que debe ser todo lo opuesto.

Siempre es un poco surrealista enfrentarse a un musical y más cuando se conoce el material sin ese tratamiento. "Matilda", como su protagonista, no pide permiso, es. Inicia con "Milagro" un número que habla sobre el milagro de la vida, entre bebés y padres amorosos que inmediatamente contrastan con los Wormwood. De ahí, los números se van entrelazando de manera bastante orgánica y consiguen darle una nueva dimensión a la historia pues hacen bien su labor: profundizar en los personajes, expresar sus emociones. Hay grandes momentos. "Hammer Song", a cargo de Tronchatoro es una delicia entre lo rudo que dice, la propia apariencia del personaje y lo poético del montaje. Están también "School Song", "When I Grow Up", "My Home" y "Revolting Children", por mencionar algunas, todas con vistosas coreografías y dando mayor dimensión a la historia.

Alisha Weir, con sus trece años, da muy bien los seis que requiere el personaje y aprovecha la experiencia real para darle dimensión al personaje. A diferencia de la Matilda de 1996, esta Matilda tiene más dolor y más enojo, pero es igualmente encantadora y entrañable. Matilda ha sufrido, quiere una familia y encuentra en los libros, en las historias, un hogar. Weir tiene una carrera muy joven, de apenas cinco años y con cuatro créditos en su haber. Este personaje seguramente le abrirá más puertas. Weir se da un duelo con Emma Thomson, quién a estas alturas podría bien decirse es ya una leyenda del cine.

La versatilidad de Thompson no tiene igual. Ha ido de los personajes de época en "Sensatez y sentimiento" a los históricos como P. L. Travers, autora de "Mary Poppins", en "El sueño de Walt", a la farsa en "Cruella", lo entrañable en "La nana mágica" y este mismo año a la cómico y sexy en "Buena suerte, Leo Grande" por la que está nominada al Globo de Oro. De "Matilda" haberse estrenado antes, podría haber sido una doble nominada. Está muy bien caracteriza como Tronchatoro. Es intimidante y una creación salida del infierno. Por cierto, gran diseño de producción que crea un paralelismo entre el patio de juegos de la directora y los campos de concentración.

Otra sorpresa la da Lashana Lynch. La ubicamos en roles de acción como Nomi en "Sin tiempo para morir" y María Rambeau en "Capitana Marvel". Este 2022 combina dramatismo y acción en "La mujer rey" donde tiene uno de los roles más lucidores y que de haber menos competencia, bien le podría valer alguna nominación como actriz de reparto. En "Matilda", además de cantar, muestra otro lado completamente distinto. Es una Miss Honey de gran dulzura.

"Matilda de Roald Dahl, el musical" es una gran adición. Ojalá hubiera visto la luz en salas, sería un deleite disfrutarla en una pantalla grande. Ojalá hubiera llegado también un poco antes, habría recogido al menos nominaciones. Si la de 1996 se ha convertido en un clásico, éste también tiene ese camino y sus canciones probablemente estarán, para bien, en boca de muchos niños que encontrarán en ellas y en la historia de "Matilda" un cobijo y un impulso.

"Matilda" es un cuento oscuro. Es sobre el poder de las historias, sobre el valor de ser quién se es, sobre David enfrentándose a Goliat. Es sobre cómo el encanto y "un poquito" de genio, de carácter, e ingenio, cambian el mundo. "Matilda de Roald Dahl, el musical" pone su granito de arena, a buen ritmo, para ello.

🎬🎬🎬🎬

EE. UU. / Reino Unido 2022 - 2h 2m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page