Mary Poppins

“Supercalifragilisticoespiralidoso,” Mary Poppins

Familia, música y magia.

Los Banks son un matrimonio ocupado. Él trabaja en un banco y ella dirige una causa feminista. Sus hijos, Jane (Karen Dotrice) y Michael (Matthew Garber) requieren de una nana, pero ninguna les aguanta el ritmo. Parecen necesitar disciplina militar. Ellos sólo quieren divertirse y por qué no, un poco de atención y cariño. Mary Poppins es la respuesta a todas sus peticiones. La nana utiliza un poco de magia, otro tanto de encanto y firmeza para entretener a los niños al tiempo que los educa y acerca a sus padres.



“Mary Poppins” es uno de los grandes clásicos de Walt Disney. A casi de 60 años de haber visto por primera vez la luz sigue siendo una delicia para chicos y grandes. El filme significó el debut de Julie Andrews en la pantalla grande y le dio uno de los cinco premios de la Academia a los cual se hizo acreedora la cinta, amén de ocho nominaciones más que incluían los rubros de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Guion Adaptado. Y es que “Mary Poppins” tiene su origen en las historias escritas por P. L. Travers, quien se mantuvo pendiente durante el rodaje de que su personaje no perdiera ni un ápice de su esencia. Mary debe ser firme, pero nunca ruda, por ejemplo. Andrews no puede estar mejor ni haber encontrado vehículo más óptimo para el lucimiento de sus capacidades actorales y musicales, talentos que ya había demostrado en teatro donde recibió grandes críticas por su trabajo en “Mi bella dama”, para cuya versión en cine (otro clásico), estrenada también en 1964, no fue requerida; su nombre aún no era muy conocido. Un año después reafirmó su estatus con la mítica “La novicia rebelde”.


El resto del reparto hace también un gran trabajo. En conjunto con las canciones y la combinación de actores con figuras animadas (un gran avance para la época) le dan el justo toque para hacer de “Mary Poppins” un agradable dulce que se disfruta segundo a segundo y cuyo sabor revive con sólo recordarlo. Pero este dulce es más que un entretenimiento, más que un placer pasajero.


Aunque es más fácil pensar en Mary Poppins como una persona de carne y hueso, y más aún como la nana ideal, Poppins es más allá de todo ello una metáfora. El personaje representa la felicidad y el placer que dan el compartir, y para aquellos que tienen hijos, la paternidad. La labor de Poppins termina cuando la avaricia, el orgullo y la individualidad han salido de casa.


“Mary Poppins” recuerda y ejemplifica algo muy sencillo. A pesar del trabajo, las obligaciones, el estrés, tráfico y ritmo acelerado, bien vale la pena tomar un respiro y acordarse que nada vale más la pena que disfrutar aquello que se hace, sin dejar de lado la responsabilidad, y, sobre todo, la familia.

EE.UU. 1964

Director: Robert Stevenson.

Reparto: Julie Andrews, David Tomlinson, Glyn Johns, Dick Van Dyke, Karen Dotrice y Matthew Garber.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo