"Sin tiempo para morir" de Cary Joji Fukunaga

El rey ha muerto, ¡viva el rey!

En su quinta aparición como el famoso agente 007, Daniel Craig pone punto final a su interpretación de James Bond de una manera que deja claro algo: no hay tiempo para morir, ya es parte de la leyenda y vive en la eternidad que sólo se consigue cuando se trasciende en un rol. En "Sin tiempo para morir" está en el retiro hasta que un favor a su amigo Félix Leiter (Jeffrey Right) lo involucra en una venganza donde la MI6, la CIA y Spectre tiene cada una un dedo y Blofeld (Cristoph Waltz) y Madeleine (Léa Seydoux) están también incluidos por sus nexos con Lyutsifer Safin (Rami Malek), quién está determinado a utilizar Hermes, un arma biológica que es el asesino perfecto.

Qué gran manera de terminar el ciclo Craig es "Sin tiempo para morir". Comienza de manera romántica, con una fotografía espectacular a paisajes italianos para de un momento a otro dar lugar una y otra escena de acción, todas con identidad propia e igual de espectaculares y llevando de un lugar a otro del mundo.

Esta entrega funciona de manera independiente, pero redondea lo que comenzó hace quince años con "Casino Royale". Les rinde homenaje y se aprecian los guiños a otros filmes o momentos icónicos y más aún que no se abusa de ellos ni caen en sentimentalismo. "Sin tiempo para morir" es trascendente por ellos y otras varias razones. Celebra a Bond, pero introduce a Nomi (Lashana Lynch), la nueva portadora del 007. Sí, resulta que la denominación no es exclusiva y eso sugiere que podrá haber otras encarnaciones de Bond, pero también que su universo es más grande. Por cierto, qué gran dupla hacen Lynch y Craig en pantalla, picándose el uno al otro cuando descubren lo que comparten, pero más aún, cuando ella reconoce el legado y la figura que siempre será Bond.

"Sin tiempo para morir" le da su espacio a cada uno de los personajes que son ya icónicos: Moneypenny (Naomi Harris), Q (Ben Wishaw), que por cierto, es gay, y M (Ralph Fiennes). Introduce a Paloma (Ana de Armas), una agente cubana con "tres semanas de entrenamiento", que es encantadora y letal (nadie se quejará si vemos más de ella), y coloca a Madelaine como el gran amor de Bond.

El adiós a esta etapa de Bond es atrevido e inesperado. Quizás no todos terminen convencidos o contentos con él, pero nadie quedará indiferente ante la que sin duda es una gran misión, con más de un giro inesperado, suficiente acción, comedia, suspenso y romance. Hasta siempre Bond, James Bond. Ha sido un honor y un placer.

🎬🎬🎬🎬

"No Time to Die"

EE. UU. / Inglaterra 2021 - 2h 43m


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo