"Palmer" de Fisher Stevens

Este truco lo hemos visto antes, pero no a Justin Timberlake.

Eddie Palmer (prefiere que le digan Palmer aunque "Eddie es más bonito", diría su abuela) acaba de salir de prisión luego de 12 años. Regresa a casa, con su abuela, quién ocasionalmente acoge a Sam, un niño afeminado que viven en un remolque con una madre drogadicta que de vez en cuando desaparece para irse con su más reciente novio. Las circunstancias dejan a Palmer a cargo de Sam, obligándolo a tomar un rol que no buscaba, enfrentándolo con una concepción de identidad distinta a la suya y con un afecto que no esperaba.

El recurso de poner a un adulto a cargo de un niño ha sido muy socorrido en el cine y es muy frecuente en la comedia. Los contrastes se prestan muy bien para chistes y la inocencia de los niños es la llave perfecta para abrir el corazón del adulto (suena muy cursi ahora que lo escribo, pero es cierto). "Palmer" no es una comedia, aunque tiene sus detalles que están más cercanos a la ternura, y tampoco cae en la obviedad. Rehúye a momentos donde el dramatismo esté llevado al extremo y en su lugar consigue muchos de verdad. El diálogo ayuda a ello, bastan un par de conversaciones para notarlo. Cuando Palmer le dice a Sam que "los niños no juegan con muñecas", él simplemente le contesta "yo sí lo hago"; cuando le pregunta que cómo espera formar parte del club de hadas de princesas cuando no hay niños en el show, Sam responde, "entonces puedo ser el primero".

Justin Timberlake muestra una madurez histriónica en el rol. Steven lo dirige para que Palmer sea más contenido y reservado, "más masculino" y contraste con Sam. Ryder Allen tiene gran encanto y lleva muy bien la feminidad de Allen, no cae en el exceso. El filme juega con ese elemento. Al principio Palmer nota pequeños detalles, después cae en cuenta, entiende y respeta. June Squibb, como siempre, es un encanto como Vivian, la abuela que quiere a Palmer, pero lo recibe con cierto recelo. Juno Temple hace muy bien a Shelly, la madre sin rumbo de Sam, y Alisha Wainwright, como Maggie, la maestra de Sam, es un punto de equilibrio entre éste y Palmer. Por cierto, quizás un tanto innecesario el romance entre ella y Palmer que suena más a cuota para cubrir ese aspecto y satisfacer a parte de la audiencia aunque no hace del todo falta e inclina un poco al cliché.

"Palmer" es una buena película. No pretende discutir las causas de la forma de ser de Sam, tampoco si son correctas o no, igual que no busca juzgar a Eddie por sus acciones del pasado. "Palmer" entiende que son y entiende que más allá de todo merecer ser vistos como personas; entiende que la confianza se construye y entiende que antes de juzgar hay que conocer. Toca otros varios temas relevantes, entre ellos el de la familia y entrega un trabajo honesto que debe ser visto. Es un filme con la cabeza y el corazón el lugar correcto.

🎬🎬🎬🎬

EE. UU. 2021 - 1h 50m


7 visualizaciones0 comentarios