"Operación cerveza" de Peter Farrelli

"Puede que sea una idiotez, pero es un gesto noble," le dice un reportero a John "Chikie" Donahue, un ex marine de 26 años, quién ha decidido, al principio un tanto en broma y luego muy en serio, viajar a Vietnam para llevarle cerveza a sus amigos. ¡Sí, cerveza! Es 1967, él vive en Nueva York y será un largo, largo camino para encontrar a cada uno de los muchachos.

Peter Farrelli sorprendió en 2018 con "Green Book: Una amistad sin fronteras," película que se alzó con el Oscar en la categoría principal venciendo a "Roma", la favorita. "Operación cerveza" es su siguiente filme. A pesar de su estreno en el Festival de Toronto, en EE. UU., "Operación cerveza" no ha sido bien recibida por la crítica. En Rotten Tomatoes el consenso dice: "Lejos de intoxicar, 'The Greatest Beer Run Ever' reduce su divertida historia basada en hechos a una cerveza plana y sin sabor." Sí, no es un filme perfecto, pero está, justamente lejos de un resultado tan pobre, la cuestión es que EE. UU. no está listo hablar de ello.

"Operación cerveza" es una comedia y es que no podría ser de otra manera. La anécdota sobre la que se basa, adaptada de la novela que el propio Donahue escribió sobre ello, inicia con un tono un tanto jocoso. Zac Efron, quién hace a Chickie, está en plena forma y el personaje aprovecha muy bien su carisma. El Chikie del inicio del filme es prácticamente un nini con cero credibilidad, así que cuando comenta sus intenciones se vuelven una anécdota más y, más aún, porque ¿cuál es el punto de llevarles cerveza cuando en el frente hay? Y sí, de la misma cerveza, pero ése es el punto, no es la cerveza, es lo que representa.

Debajo de la anécdota, "Operación cerveza" constuye un relato que sirve, a través del viaje de Chickie, un nacionalista que apoya la guerra, para discutir sobre los verdaderos motivos por los cuáles se lucha la guerra (en algún momento un personaje comenta que en la Segunda Guerra Mundial lo tenían claro, en Vietnam, no) y el impacto que ésta tiene en quiénes participacipan y quiénes se quedan atrás; más aún, Chickie atestigua cómo la guerra que se cuenta en los medios, la guerra de la que se habla, no es la misma que sucede y se pelea en el frente. Es muy conmovedor, por ejemplo, ver cómo la familia de los soldados a los que irá a visitar, comienzan a darles una carta, unos calcetines o una cruz. El absurdo de Chickie se convierte en esperanza. El que lo consiga, un milagro.

Zac Efron tiene en "Operación cerveza" otro vehículo para demostrar que es más que una cara bonita. Como le sucede en "Gold", aquí tiene oportunidad de darle dimensión a Chikie. Es un hombre cambiado cuando regresa, no únicamente por lo que ha visto, sino por lo que ha entendido. El filme tiene también a un par de actores jóvenes cuyas carreras están en ascenso como Kyle Allen ("Amor sin barreras" y "Entre la vida y la muerte") y Archie Renaux ("Sombra y hueso"), además de la participación especial de Bill Murray como El Coronel y Russell Crowe como Arthur Coates, un reportero de guerra.

"Eso es lo que la guerra es, Chik. Una escena del crimen gigante", le dice Coates a Chickie y "Operación cerveza", en toda su aparente ligereza y con lo divertida que puede ser, se pone seria. Y es que ésa es la cuestión, está vendida como una película de amistad ("La amistad no tiene última llamada" dice el póster), no lo es. Es una crítica al nacionalismo ciego, disfrazada de una carrera para entregar cerveza.

🍺🍺🍺🍺

"The Greatest Beer Run Ever"

EE. UU. 2022 - 2h 6m


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo