"Ollie está perdido"

Hermosamente nostálgica, dolorosa y reconfortante.

"Ollie está perdido" proviene de la pluma de William Joyce, ilustrador, director y autor responsable de "Ollies Odyssey", el libro para niños en el que se basa. La premisa es simple, recuerda a "Toy Story", en la que participó: Ollie, un conejo de trapo, se encuentra perdido. Ha despertado en una tienda de antigüedades donde pronto se apresta a emprender la aventura que lo reencontrará con Billy, su mejor amigo. Con las memorias que tiene y la ayuda de Zozo, un payaso, y Rosie, una osa rosa remendada, buscará conseguirlo.

Esta es una miniserie atípica, una de esas raras joyas escondidas de Netflix que valen mucho la pena y que son perfectas para hablar del duelo. Estrenada a finales de agosto, pasó un tanto desapercibida a pesar de contar con el elenco a Jake Johnson y Gina Rodríguez, además de Jonathan Groff (Ollie), Tim Blake Nelson (Zozo) y Mary J. Blige en las voces.

La serie está hecha de manera impecable. Combina animación con live action. Si bien desde un inicio está llena de encanto (Ollie es adorable), su tono melancólico la hace un tanto menos accesible o, mejor dicho, más "difícil" de ver. "Ollie está perdido" es una serie madura, más oscura y sentimental.

El regreso de Ollie lo confronta con sus propios recuerdos, con momentos de mucha felicidad, pero también con otros de dolor de Billy e incluso los propios. A la receta o el pretexto del muñeco perdido, "Ollie está perdido" le agrega una dimensión muy distinta. Billy enfrenta una pérdida sustancial que invariablemente lo obliga a crecer y lo que se acentúa por aquello de que andar con un peluche por la vida no es "muy maduro". Rosie y Zozo son también personajes muy complejos. La primera habiendo sido remendada y convertida en una luchadora, el segundo con lo que podría considerarse estrés post traumático luego. Ambos están lejos de sus momentos de gloria, pero son sobrevivientes.

"Ollie está perdido" es una serie con mucho, mucho corazón. Es una serie que aborda el duelo, las relaciones entre padres e hijos y el manejo de emociones. Es una serie que entiende que el bagaje es parte de quién se es y, más aún, que está bien tener dolor, pero no está bien dejar que amargue. "Ollie está perdido" es muy emotiva, es dolorosa, pero es también un abrazo al corazón. Es una serie muy sabia que sabe que "para averiguar lo que hay en tu cabeza, a veces tienes que averiguar lo que hay en tu corazón."

🐰🐰🐰🐰1/2

EE. UU. 2022 - 4 Episodios de alrededor de 1 hora


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo