"Luca" de Enrico Casarosa

¡Fantástica! ¡Maravillosa!

Hay más en "Luca" de lo que salta a primera vista. Sucede en Portorroso, un pueblo italiano, en cuyo mar vive Luca, un monstruo marino que ha sido prevenido de ir al mundo exterior hasta que Alberto, un amigo, le muestra cómo es. Ilusionado por la posibilidad de hacerse de una moto Vespa y por el temor de pasar un par de temporadas en lo más fondo del mar, como prevén sus padres que estará más seguro, Luca decide probar suerte en Portorroso y junto a Alberto y Giulia, una niña que los ha acogido como parte de su equipo, se apresta a ganar la Copa del pueblo.

De los aspectos técnicos baste decir que es Pixar, que ahora se adueñan del mar, que retratan con gran hermosura los paisajes italianos y que sorprenden con algunas novedades como el efecto para mostrar la transformación de los personajes cada vez que les cae agua o los tocan los rayos del sol. Por si fuera, es un hermoso homenaje al cine italiano, con mucho sabor de Federico Fellini y elementos que recuerdan a ese toque cálido, nostálgico y de placer por vivir que pueden percibirse en otros clásico más contemporáneos como "Cinema Paradiso" o "El cartero".

Más allá de lo que se ve, "Luca" ha sido promovida como un filme de inclusión. Su mismo director ha dicho que los monstruos son una metáfora de sentirse o ser diferente y lo es, pero mirarla así la reduce a una tendencia y deja fuera otros de los aspectos que toca y que toca con más profundidad, construyendo un discurso que engloba todo lo demás.

Por un lado, "Luca" es sobre la amistad. Casarosa, quién se inspiró en su propia infancia cuando pasaba los veranos en Italia, captura con gran naturalidad esos pequeños momentos de complicidad, aventura e inocencia, de sueños compartidos, que están plasmados en la dinámica entre Luca y Alberto y a los cuáles su suma, con los recelos esperados, Giulia. Pero, su celebración de la amistad no se queda ahí, aborda cómo es que las amistades crecen y maduran, a pesar de las diferencias y las distancias.

Por el otro lado, "Luca" es, sobre todo, una metáfora sobre el miedo y el deseo de ver y explorar el mundo, sobre la necesidad de crecer y probar lo diferente; de caerse y levantarse, de probar de nuevo, de correr riesgos. Las acciones de su padre no son más que una expresión de ello, al igual que lo es, en principio, el temor de Alberto de que Luca vaya a la escuela. Y, en ese sentido, la película hace un estupendo trabajo al hilvanar todos sus temas y llevar a Luca del miedo a la confianza y esperanza.

A "Luca" hay que verla con los ojos muy abiertos, como sus "monstruos" hay más allá de lo que se ve a primera vista, incluidos sus créditos que dan continuidad a la vida de Luca y una curiosa escena post créditos con un familiar olvidado. Pero los ojos abiertos no bastarán si no se le abre también el corazón para disfrutar de todo el que también posee.

🎬🎬🎬🎬🎬

EE. UU. 2021 - 1h 35m


20 visualizaciones0 comentarios