top of page

"Los espíritus de la isla" de Martin McDonagh

Todo estaba bien ayer...

Eso es lo que pasaba entre Pádraic Súileabháin (Colin Farrell) y Colm Doherty (Brendan Gleeson) dos amigos de toda la vida, pero ahora Colm no quiere tener nada que ver con Pádraic. Desconcertado por ello, Pádraic decide obtener un motivo, pero cuando lo hace viene acompañado de una sentencia: por cada vez que insista en hablarle o intente caminar a su lado, Colm, se cortará un dedo.

Martin McDonagh irrumpió en el cine en 2008 con "En Brujas", una comedia negra sobre dos asesinos interpretados justamente por Colin Farrel y Brendan Gleeson. Desde ahí comenzó a hacerse notal, no en vano "En Brujas" fue nominada al Oscar por Mejor Guion Original. Le siguieron "Siete psicópatas y un perro" en 2012 y "Tres anuncios por un crimen", nominada a seis premios Oscar y ganadora de dos. "Los espíritus de la isla" continúan su exploración del ser humano bajo una óptica que combina humor con lo teatral, introspectivo e inesperado.

"Los espíritus de la isla" sucede en Inisherin, una isla ficticia de Irlanda, en 1923, al final de la Guerra Civil. Su anécdota puede parecer por un lado común, el fin de una amistad, por otro, extrema o irracional, un dedo por cada contacto. Sin embargo, en el interior de ella hay un profundo interés de McDonagh por exponer, en especial, la masculinidad desde varios ángulos. Por un lado, está la cuestión del propósito, el sentido de vida (Colm cree que Pádraic es aburrido, le aporta poco y lo aleja de hacer buena música). Por otro, ambos hombres se enfrentan a la soledad... y no son los únicos.

La virtud del guion de McDonagh está en la habilidad que tiene para construir personajes que son profundamente humanos y entrañables, personajes que a manos de un elenco impecable cobran una dimensión aún mayor. Uno no puede más que sentirse conmovido por ellos e intrigado por saber qué harán. Colin Farrel está estupendo como Pádraic. Ya antes había dado muestra de haber dejado atrás al galán. Con McDonagh ha conseguido algunas de sus mejores interpretaciones. Es de gran expresividad a través de lo sutil; sus cejas, por cierto, son histriones por mérito propio. Brandan Gleeson le da gran réplica. Kerry Condon, quién hace a Siobhán, hermana de Pádraic, tiene también grandes momentos. Es un contrapunto; igual que ellos está anclada a la isla, pero ella decide actuar sobre ello de manera distinta. Luego está Barry Keoghan como Dominic Kearney, hijo del policía local, caracterizado por una suerte de inocencia y picardía. Todos están nominados al Oscar, Farrell en la categoría principal, Condon, Keoghan y Gleeson en las de reparto. Mención especial a la labor que se hace con los animales, Jenny, la burra, el perro de Colm y los caballos. Todos personajes por cuenta propia.

Además de su gran valor discursivo, "Los espíritus de la isla" destaca por su hermosa fotografía en tonos sepia, su melancólica banda sonora y diálogos que juegan entre lo simple, lo filosófico y lo metafórico. Es ese equilibrio entre lo que se ve, cómo se ve y lo que dice a todas luces o entre líneas lo que hace que "Los espíritus de la isla" destaque y conecte a través de lo efímero y cambiantes que es todo... todo estaba bien ayer.

Para "Los espíritus de la isla" todo está bien. Es una de las películas de la temporada de premios, nominada a 8 de la Academia, incluyendo Mejor Película, Director y Guion Original. Su título en español se centra en el espíritu, en la esencial. El original habla de "Las banshees de Inisherin", siendo las banshees "espíritus femeninos que, según la leyenda, se aparecen a una persona para anunciar con sus llantos o gritos la muerte de un pariente cercano". Y la muerte, la muerte puede ser física o espiritual. A Pádraic le preocupa a veces "que podría estar entreteniéndome mientras evito lo inevitable". "Los espíritus de la isla" entretiene y es, muy afortunadamente, inevitable.

🐴🐴🐴🐴🐴

Reino Unido / EE. UU. / Irlanda 2022 - 1h 45m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page