"Jóvenes altezas"

Vaya sorpresa que es "Jóvenes altezas". Los promocionales sugerían una mezcla entre "The Royals" y "Élite" y, en cierta forma, lo es, pero escapa, gracias a su tratamiento, a los recursos más recurrentes, acercándola un tanto más a "The Crown" y "13 Reasons Why", sin llegar al dramatismo trágico en que acabo esta última.

El Príncipe Wilhelm (Edvin Ryding) es el personaje central. Es el segundo en la línea de sucesión a la Corona Suiza y tras un incidente en una fiesta es enviado a la prestigiosa escuela Hillerska. Wilhem debe aprender que tiene responsabilidades, aunque no vaya a convertirse en rey. En Hillerska se reúne con August (Malte Gardinger), un primo segundo que le ofrece cuidarlo y lo acoge con todo el éxito y popularidad que lo envuelven y que son una pantalla para ocultar que su familia está en banca rota. También descubre a Simon (Omar Rudberg), un alumno becado que llama su atención al cantar en el coro y por el que pronto comienza a tener sentimientos.

"Jóvenes altezas" requiere un poco más de compromiso al inicio. Contrario a las series de su género, tiene un ritmo más pausado que reditúa conforme avanza y que permite desarrollar a los tres personajes centrales y a otros secundarios como Felice (Nikitta Uggla), hija de una adinerada familia y miembro de la nobleza, y Sara (Frida Argento), hermana de Simon que busca encajar en Hillerska.

La serie también se diferencia porque no cae en los excesos, es decir, no hay ni fiestas ni sexo todo el tiempo, ni tampoco cuerpos o rostros perfectos. Algo muy inusual es que más de uno de los personajes tiene, por ejemplo, acné. La fotografía, tampoco tiene por objeto hacer ver a los actores como perfectos, está más inclinada a darle ciertos toques de realidad y en más de un caso a reflejar las propias obsesiones o preocupaciones de los personajes. El ambiente, es otoño, contribuye muy bien a crear una metáfora sobre la hostilidad que se puede llegar a percibir en la adolescencia y todavía más en el caso de Wilhem de quién tanto se espera.

Aunque "Jóvenes altezas" podría sugerir ser una serie sobre figuras inalcanzables, hace lo opuesto y le da mucha autenticidad a la adolescencia, sin rehuir a temas complejos (condiciones psicológicas, sexualidad, auto-aceptación, entre otros) y planteando también un giro de tuerca a La Cenicienta. Esta es una serie que merece, aunque irónicamente no termina, como es costumbre de Netflix, con un cliffhanger. La monarquía merece continuidad en "Jóvenes altezas".

📱📱📱📱

"Young Royals"

Suiza 2021 - 6 Episodios de menos de 1 horas


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo