top of page

"Amor, mentiras y sangre" de Rose Glass

Una "y" hace diferencia.

En su segundo filme, Rose Glass presenta "Amor, mentiras y sangre". Glass llamó la atención con "Saint Maud", su ópera prima, un thriller psicológico de terror que obtuvo nominaciones y premios, entre ellos una mención en el Festival de Londres. En "Amor, mentiras y sangre" tiene una mayor proyección gracias a que tiene por protagonista a Kristen Stewart y en el elenco a Dave Franco, Jena Malone y Ed Harris, y gracias a que las dinámicas sexuales entre los personajes principales han despertado controversia.

Stewart es Lou, administradora de un gimnasio a dónde llega, de paso, Jackie (Katy O'Brian), quién va camino a una competencia de fisicoculturismo a Las Vegas. La química entre ellas es rápida y se ve complicada cuando Jackie actúa en relación al deseo de Lou: "la muerte" de JJ, el esposo de su hermana Beth (Jena Malone) y quién la golpea. En la mezcla está Lou Sr. (Ed Harris), padre de Lou y de quién está alejado. Es 1989.

Es inevitable no pensar en el cine de David Lynch o en títulos como "Asesinos por naturaleza" o incluso en "Bodies, Bodies, Bodies". "Amor, mentiras y sangre" está en ese grupo de películas donde la dinámica se da en una pareja que se complementa, pero que también es un tanto explosiva, detonando no necesariamente siempre lo mejor uno del otro, siempre llenando los vacíos y curando las heridas. Es un buen caso de que "siempre hay un roto para un descosido". La fotografía de Ben Fordesman le da un ambiente que transmite una sensación de humedad, de encerrado que le viene muy bien al filme para justo transmitir ese enfoque que tiene entre el cuerpo y la psique. Así que están a la orden del día acercamientos a músculos, por ejemplo, sumándole a un cierto aire erótico.

"Amor, mentiras y sangre" será para algunos un filme lésbico y lo es en tanto la dinámica de romance se da entre dos mujeres, pero sería reducirlo. Sí, es cierto también que el viaje de Lou y Jackie es también uno de liberación de las dinámicas masculinas, pero no es lo único. La dinámica funciona gracias a Stewart y Katy O'Brien. Stewart ha ido haciendo una carrera muy interesante que se mueve más en lo independiente y de repente aparece en lo comercial. Es una actriz reconocida por su talento histriónico, pero también criticada pues tiene ciertos gestos y ademanes que son ya un tanto lugares comunes. Aquí busca innovar, explora nuevas posibilidades y se agradece pues habla de su compromiso y crecimiento como actriz.

A Katy O'Brien se le conoce menos. Ha sido doble y como actriz tiene ya poco más de una década. Recientemente apareció como Jentorra en "Ant-Man y Wasp: Quantunmania" y en "The Mandalorian" donde es Elia Kane, un personaje andrógino. O'Brien es fisicoculturista y se nota. Es un detalle relevante que corporalmente le da mucha más verdad a su personaje. El propio filme va acentuando cómo los músculos de Jackie crecen conforme crece también su ira o el descontrol de sus emociones. Incluso hay en el tercer acto un momento "Hulk" que es de esas aportaciones que le da el sello Glass. "Amor, mentiras y sangre" justo está en la línea de lo fantástico y es que proyecta en realidad lo que los personajes desean. La resolución visual es oníricamente hermosa y de sueño. Un toque autoral que suma.

Una "y" hace diferencia. En inglés el filme es "Love Lies Bleeding" que truce igual a la versión en español, pero con una diferencia esencial y es la inclusión de una "y" entre mentiras y sangre. La nueva versión es una lista. La original sugiere causa y efecto. El amor y las mentiras sangran y "Amor, mentiras y sangre" lo profundiza, lo muestra. Está al punto del gore, está también en el camino de la redención. Está en el camino sin retorno donde una "y" hace la diferencia.

🩸🩸🩸🩸

EE. UU. 2024 - 1h 44m


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page