"Sin origen" de Rigoberto Castañeda

Origen tiene, pero no tiene rumbo, género, dirección, actuaciones...

Un padre de familia que se dedica al narco ha pagado su salida, pero, como es de suponerse, es difícil pensar que haya alguna. Es la noche que lo sabrá así que junto con su familia se resguarda en una casa que es un bunker. El ataque llega de forma inesperada y luego de que una misteriosa niña irrumpiera en la propiedad.

Lo primero que debo decir es que me da gusto que el cine mexicano explore otros géneros. Dicho eso, esta no es una película que haga algo significativo para la fantasía y dado el caso, ni para cualquier otro de los géneros que toca. Ése es uno de sus problemas. No es ni de fantasía, ni de terror, ni drama, ni suspenso, ni de narcos, aunque intenta ser un poco de cada una. La razón se debe a que tiene un guion que tampoco define claramente quién es el protagonista ni cuál es la tesis o el hilo que sostiene todas las acciones. Parecería que es el padre de familia (de cuyo personaje no recuerdo ni el nombre y eso que Daniel Martínez es uno de los tres actores rescatables), pero igual podría ser Lina (la niña que aparece en la casa y que Paulina Gil interpreta con bastante aplomo y tino); el otro actor, para los curiosos, que se salva apenitas, es Matías del Castillo, quién hace a Beto, el hijo minusválido. Esa falta de certeza de la cinta evita que haya una conexión real del espectador con la historia, vaya se quiere saber qué pasará (lo cual es mérito dado el caos), aunque no es que vaya a hacer mucha diferencia al momento de recordarla.

"Sin origen" abarca mucho y aprieta poco. Un mayor trabajo de mesa le habría ayudado, igual que una mejor comprensión de qué hace verosímiles elementos fantásticos en el cine. Y es curioso, porque Lina lo es (es un vampiro, se sugiere desde el poster y no es que crea que valga la pena guardar el secreto para una película que es mejor evitarse), pero los hombres que la persiguen, guerreros de una sociedad milenaria, no. Ahí está otro de los detalles, Arap Bethke, el líder, está completamente sobreactuado, mismo caso que Lisette Morelos (la tía que se ocupa de los hijos del personaje de Martínez y quién también ahora es su pareja). Alguien tiene que explicarles que no es una telenovela y no sólo a ellos (les estoy hablando guionistas). Ese detalle de que también sea la pareja del "personaje principal" le agrega al melodrama de manera innecesaria.

Y bueno, ya no hablemos de los efectos especiales en los que ya no sabe uno si reír, llorar o indignarse (si no hay presupuesto, ¿Pueden resolverse de otra manera?). Así que por todo lo anterior, más que denominarla "Sin origen", la recomiendo para la lista de "sin ver", bajo el entendido de que significa claramente "no la veas, no vale la pena".

🎬

México 2021 - 1h 34m


18 visualizaciones0 comentarios