"Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos" de Destin Daniel Cretton

Este sí es el inicio de la Fase 4.

"Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos" sigue confirmando que Marvel está a la cabeza en cuanto a súper héroes se trata. Su entrega número 25 tiene los elementos distintivos de la marca, pero se siente fresca, ampliando su universo, introduciendo a un puñado de personajes memorables y dignificando, como hiciera en "Black Panther" con la comunidad de color, a la cultura asiática.

Shaun (Simu Liu) trabaja como valet parking hasta que una tarde, en el transporte público, es visitado por unos matones dando lugar a una espectacular secuencia de acción (mis respetos para quiénes se las ingenian para seguir proponiendo cuando parece que ya hemos visto todo) que lo lleva a reconectar con su pasado; lo acompañan Katy (Awkwafina), su parlanchina y encantadora mejor amiga. El camino de Shaun está enfrentado por "Los diez anillos", grupo liderado por su padre, y envuelto de drama familiar, una sociedad mítica y seres fantásticos que convergerán en un momento donde la humanidad está en riesgo (sí, ya les dije que no es del todo original).

Primero que todo, qué gran selección ha hecho Marvel con Simu Liu. El actor tiene esa cualidad que comunica bondad en todo momento, pero es contundente cuando debe asumirse como un héroe y luego está que es muy carismático. Awkwafina es un gozo y quién diría que en ella puede haber una futura figura de acción. Agregar a Michelle Yeoh con un rol más substancial en Marvel, es un gran acierdo; además de ser una figura ya legendaria y clave del cine asiático con un clásico como "El tigre y el dragón", del género wuxia, inspiración de "Shang-Chi" como puede verse en más de una secuencia, promete convertirse en una figura de sabiduría para el futuro. Los regresos de Ben Kingsley y Benedict Wong, se agradecen; Tony Chhiu-Wai Leung es un villano en la tradición más trágica.

Ahora bien, "Shang-Chi" entiende y se siente como un filme asiático. Desde el uso de color, algunos de los diálogos, la simbología, la creación de personajes, vestuarios, las peleas de artes marciales y al estilo wuxia (algunas, no todas), están ahí para dignificar y celebrar la tradición. Es algo nuevo en muchos sentidos. Más allá de que sea el primer héroe asiático de Marvel, es el primer héroe de un blockbuster norteamericano de estas dimensiones con un actor chino, que antes había sido sólo de reparto, y que no viene solo. Sin dar spoilers, Tao Lao, un pueblo legendario, es fascinante y como Wakanda, un lugar que queremos visitar de nuevo y del que queremos saber más.

"Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos" es una gran cinta del género, que debe verse y sin duda se disfrutará más y mejor en el cine, y además, va más allá. Es muy ágil, cautivante y emotiva, sorprendiendo constantemente y dejando entusiasmado con las posibilidades de lo que viene, consiguiendo, como ya sucediera antes convertir en una estrella a una propiedad poco conocida de Marvel. Por cierto, tiene dos escenas post créditos, una larga muy al inicio que es una suerte de bienvenida, con un guiño a lo que viene, un par de participaciones especiales y un momento cómico; la segunda viene hasta el final (sí, ya que pasaron todas las letritas) y plantea una nueva amenaza.

Habiendo visto "Black Widow", aquélla se siente como un epílogo de la fase anterior o quizás un prólogo de ésta, pero es con "Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos" que un nuevo y emocionante inicio se siente, con mucha expectativa por lo que viene, con un nuevo aire que da continuidad y renueva un universo que no deja de sorprender. Bienvenido, Shang-Chi.

🎬🎬🎬🎬

EE. UU. 2021 - 2h 12m


36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo