top of page

"Sayen" de Alexander Witt

Acción con intenciones de causa y reflexión cultural.

Sayen es un nombre mapuche que significa "mujer de gran corazón". Es el nombre de la protagonista de este filme que revela ahí sus intenciones, pero que se pierde en el camino. Sayen (Rallen Montenegro) es una joven mapuche que dejó su comunidad para estudiar y ahora está de regreso para quedarse; Sayen quiere su tierra. Es nieta de la guía espiritual del pueblo y la acompaña cuando un grupo de extranjeros, liderados por Antonio Torres (Arón Piper), llegan a hacerle un ofrecimiento por parte del terreno. La respuesta es más que lógica y entonces se desencadena una serie de eventos que incluye varias muertes y la persecución de Sayen por el territorio.

La cuestión con "Sayen" está en que es muy genérica, la hemos visto muchas veces antes y, además, se queda en la superficie. Termina siendo una serie de eventos que buscan mostrar el buen conocimiento de Sayen del bosque y sus habilidades como guerrera (en recuerdos se muestra que recibió entrenamiento a pesar de ser mujer) y la crueldad de los extranjeros, dispuestos a todos con tal de hacerse de las tierras y seguirse enriqueciendo. Hay trazos de más, pero no se concreta.

"Sayen" quiere en principio hablar del valor de la tierra y de la conexión de los mapuches con ella, de sus tradiciones, pero también quiere hablar de las relaciones padre-hijo (Antonio queriendo estar a la altura de las expectativas de su padre; Sayen buscando emular al suyo), de cómo el industrialismo ha terminado con los bosques (sí, es medio ecologista), de la corrupción (porque el presidente tiene un pacto con los empresarios), del menosprecio y la incomprensión de otras culturas y del empoderamiento femenino. Sí, es mucho y al final no habla de nada.

Rallen Montenegro está bien como Rayen, aunque quizás podría verse un poco más ágil en algunos momentos (empieza, digamos, empolvada). En el caso de Arón Piper es una lástima verlo reducido a un villano acartonado cuando le vimos haciendo un personaje mucho más complejo en la serie "Élite".

Entre lo bueno de "Sayen" está el retrato de las tierras mapuches y de sus tradiciones. Ojalá la película se interesará más por decir algo a través de Sayen sobre ellas. "Sayen" es ambiciosa y el desenlace deja intenciones de una segunda parte que no tiene razón de ser más allá de que no concluye de manera determinante. "Sayen" es una oportunidad perdida.

Si Sayen significa "mujer de gran corazón" ese corazón no está en el lugar adecuado en esta película que debiera justo, a través de su protagonista, crear una metáfora sobre el amor a la tierra. Es irónico que al final lo que pasa en "Sayen" denota más amor por lo comercial. Es irónico que sea tan ignorante hablando de una tierra y una cultura tan rica y llena de sabiduría. El corazón de "Sayen" no late aún y cuando se nota que hubo investigación, que hay conocimiento y probablemente en algún momento buenas intenciones, pero ya saben que de ellas está lleno el infierno y el mal cine

🎬1/2

Chile 2023 - 1h 43m


12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page