"Rosaline" de Karen Maine

Hablemos de la ex...

Rosaline (Katlyn Dever) lo conoció primero. Sí, literalmente un par de días antes de que Romeo (Kyle Allen) se encontrara con Julieta (Isabella Merced) en el baile y quedara flechado, le declaraba su amor a Rosaline. No es que Rosaline lo amara con locura, pero hay maneras... ¡con su prima! Es más, a quién buscaba en el baile era a ella, pero ella estaba ocupada atendiendo a Dario (Sean Teale), el más reciente pretendiente con quién su padre la había presentado. A Rosaline, se le estaba yendo el tren y Romeo no era una opción pues ella también era una Capuleto.

¡Qué gran idea es "Rosaline"! "When You Were Mine" de Rebecca Serle es la novela que adapta y que había estado en desarrollo desde 2010. Imagínense, en algún momento Rosaline pudo ser Keira Knightley, Deborah Ann Woll o Felicity Jones. A Katlyn Dever le queda muy bien, dejándole explorar en roles de comedia, alejada del drama donde comenzó a resaltar ("Inconcebible"). Es una Rosaline resuelta, pero desganada, irónica e ingeniosa.

"Rosaline" recurre al recurso de contar una historia conocida bajo una óptica distinta, sólo que aquí en lugar de hacerlo a través de otro de los personajes del original, presenta uno nuevo del que desconocíamos por completo. ¡La historia había sido injusta con Rosaline! ¡Dejándola fuera por completo del clásico de Shakespeare! Es muy gracioso desde el inicio y esa autoconciencia posmoderna le vida muy bien a "Rosaline". Imagínense la famosa escena de "Romeo y Julieta" en el balcón sólo que en lugar de Julieta está Rosaline y sólo que a ella no le hace tanta gracia la poesía de Romeo.

Un detalle "tan insignificante" siente el precedente, para Rosaline el amor es diferente al amor ideal que Romeo y Julieta inmortalizaran. Kyle Allen, otro actor en ascenso, hace poco lo vimos en "Operación cerveza" y "Entre la vida y la muerte", está muy simpático como el enamoradizo y despistado Romeo. Isabella Merced hace a una muy hermosa, inocente, pero no del todo ingenua Julieta y Sean Teale roba escena como Dario, el enamorado de Rosaline que se divierte con sus ocurrencias, viendo cómo, en su interés de salirse con la suya, acaba complicándolo todo y luego tratando de arreglarlo.

"Rosaline" es al final de cuentas una comedia romántica, pero una que al igual que sucede con "Romeo y Julieta" no se siente como tal. El guion es inteligente y funciona porque el tono y los recursos contemporáneos están acordes a la propia Rosaline, es decir, son y no tratan o pretenden ser, lo que le da una frescura y un cierto descaro que se agradece. Los personajes y momentos que conocemos tienen el giro suficiente como para que veamos el clásico desde otra óptica (qué tal que Paris es gay y sus intenciones con Julieta son "para taparle el ojo al macho") y, mejor aún, conozcamos a Rosaline. Hablando de esa otra mirada, muy ocurrente cómo reescribe el final del clásico con todo y una escena post créditos. No sé si lo haya, pero el desenlace deja con ganas de saber cómo le fue a las dos parejas, pero no digamos más, no se trata de dar spoilers.

"A la más grande historia de amor le falta un capítulo, el mío," dice Rosaline, qué bueno que ese capítulo ya ha sido revelado. "Romeo y Rosaline", suena mejor y también es una historia igual de digna (y más divertida, menos románica, eso sí) que contar. Tenemos que hablar de Rosaline...

❤️❤️❤️❤️

EE. UU. 2022 - 1h 37m


17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo