"Nace una estrella" de Bradley Cooper

La tercera versión del clásico de 1937 demuestra, como dice uno de sus personajes principales, que se trata de "tener algo que decir y hacerlo de una forma en que la gente escuche". Y este filme que tomó 7 años en producirse y que representa el debut como director de Cooper, quien también escribe, actúa, compone, canta y produce, definitivamente tiene qué decir. Más allá de la exploración que hace sobre la industria de la música y de la historia de amor que se entreteje, es una disertación sobre el verdadero propósito del arte, más allá del entretenimiento, y lo que define y hace a un artista. Cooper se alza como un prometedor narrador, pero la estrella es Lady Gaga, quien se reinventa una vez más para demostrar que su talento la define simplemente como artista. "Nace una estrella" está a la altura de las dos primeras versiones y lo hace como debe ser el arte, con pasión, con víscera... haciendo reír, soñar y amar, pero sobre todo, "desgarrando" al espectador para hacerlo alguien "nuevo". ⭐⭐⭐⭐⭐



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo