top of page

"La vida de Catherine" de Lena Dunham

"Algunos se casan por amor, otros por dinero, otros por obligación y otros... parecen no saber por qué se casan," Catherine

"La vida de Catherine" pareciera ser otra historia de época más donde una joven se resiste al matrimonio y sí, de eso va en parte, pero es mucho, mucho más. Adapta la novela del mismo nombre de Karen Cushman, ganadora del Newbery Honor y el Golden Kite Award , recuperando elementos del formato de diario a través de voz en off. En 1290, Catherine (Bella Ramsey), es la mejor de tres hermanos y la única mujer. Su padre, Lord Rollo (Andrew Scott), es un bohemio que para el tiempo encargando un nuevo bebé con Lady Aislinn (Billie Piper), su esposa, descansando y gastando el dinero en excentricidades. Ahora, cuando el agua les llega al cuello, la única solución para evitar la miseria es aprovechar su título y, sobre todo a Catherine, a través de un buen matrimonio. Lo de menos es que ella tenga 14 años y si le agrada o no el elegido, lo demás que no es nada dócil y no será tan fácil concretar el enlace.

Es inevitable recordar la obra de Jane Austen en "La vida de Catherine". Como en aquéllas el matrimonio es la única solución en una época donde las mujeres estaban destinadas a ser piezas contractuales y donde su valor estaba en conseguir una mejor posición y asegurar la continuidad de la familia a través de uno y otro hijo. Austen las cuenta con gran ingenio, inteligencia e ironía. Crushman en el original y Luna Dunham, director y guionista en el filme, hacen uso de esos recursos, pero además le dan una frescura y contemporaneidad que no se había visto.

"La vida de Catherine" es una obra posmoderna. Tiene a un elenco multirracial, música pop y un par de recursos audiovisuales más para transmitir a la pantalla la ágil mente de Catherine, quién está descubriendo el mundo y enfrentándose, más rápido de lo que quisiera, el mundo. En un par de años pasa de no saber cómo se hace los bebés o ignorar qué es la virginidad, a ver a su madre dar a la luz, por ejemplo. Pasa de pensar sólo en ella a estar dispuesta al sacrificio para hacer feliz a otros para que tengan lo que al parecer ella no podrá: amor.

Bella Ramsey es fantástica como Catherine o Birdy, su apodo. Con una trayectoria relativamente corta, de cuatro años, pero con proyectos que incluyen "Juego de tronos" y "Judy", Ramsey, casi de 20 años, se ve de muchos menos y hace por completo creíble a la voluntariosa, caprichosa, infantil, pero muy divertida y ocurrente Catherine. Más aún, hace las transiciones adecuadas para mostrar a cuadro, a través de su interpretación, el viaje a la madurez que Birdy tiene. En el elenco aparece Russell Brand como un pretendiente de Catherine, Archie Renaux como su hermano Edward, el monje, Joe Alwyn como el tío George, Sophie Okonedo como Ethelfritha, esposa de George y Andrew Scott como Lord Rollo.

En "La vida de Catherine", Birdy en lista lo que no puede hacer: decidir con quién casarse, tener el pelo corto, ser un monje... más adelante, lo que puede: bailar, tejer... Catherine descubre y ésa es la gran aportación de la película que no puede o debe luchar contras las fuerzas de la tradición de manera frontal, pero que sí puede decidir cómo vivirlas: "No puedo escapar de mi vida, solo puedo usar mi determinación y coraje para hacerla lo mejor que pueda". Y "La vida de Catherine" lo hace muy bien en entregar un relato crítico, inteligente, mordaz, pero conciliador y sí, también algo irreverente y, por qué no, a su manera un himno feminista.

🐦🐦🐦🐦

EE. UU. 2022 - 1h 48.




Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page