Orgullo y prejuicio

En la Inglaterra de finales del siglo XIII y principios del XIX no había muchas opciones para la mujer. En realidad se reducían a conseguir un buen matrimonio. La británica Jane Austen se distinguió por ilustrar el periodo en románticas novelas protagonizadas por insumisas protagonistas.


“Orgullo y prejuicio”, segunda novela de Austen, cuenta la historia de las hermanas Bennet, en especial de la testaruda Elizabeth (Keira Knightley). La familia se encuentra en una apretada situación financiera y para resolverla la forma más viable es casando a una de las hijas. Jane (Rosamund Pike) es la principal candidata pues es la mayor. En un baile la joven queda prendada del adinerado Sr. Bingley (Simon Woods) mientras que a Elizabeth no le resulta indiferente el Sr. Darcy (Mathew Macfadyen). Pero los prejuicios de él y el orgullo de ella se encargarán de mantenerlos tan lejos como cerca para alimentar su interés sin concretar su amor.

Joe Wright entrega una de las mejores adaptaciones de la obra de Austen. Enmarcada en una cuidadosa dirección de arte y con un atinado vestuario (ambos nominados al Oscar), la labor de Wright encamina al espectador a sumergirse en la premura del romance que debido a los estándares de la época estaba más motivado por razones económicas que por la satisfacción que pudiera brindar. Gran parte del mérito está en la labor de su protagonista, Keira Knightley. La actriz inicialmente fue considerada como muy bonita por Wright pero su actitud marimacha le consiguió la parte. Knightley interpreta a Elizabeth con una soltura que balancea los momentos ligeros con los intensos, que permite ver que se trata de una joven en pleno florecimiento, hermosa pero con un punto de vista, tierna pero rencorosa. Su trabajo hace creíble y vívido lo que ocurre en pantalla. La Academia se lo reconoció con una nominación como Mejor Actriz.

La eficacia de “Orgullo y prejuicio” reside en que mantiene claro su enfoque. Cuenta una historia de amor y retrata una época. Lo hace de mano de un sólido reparto que construye atinadamente a personajes cuya razón está en constante contradicción con su corazón. Donald Sutherland es encantador como el resignado padre que ha sido tanto bendecido como maldecido por la vida que únicamente le dio hijas. Judi Dench tiene una breve participación como una amargada mujer de sociedad. Rosamund Pike es dulce y angelical como la ilusionada Jane. Y Mathew Macfayden es enigmático como el educado y contenido Sr. Darcy.

Mucho pasa antes de que Elizabeth y Darcy puedan aclarar sus diferencias. Incluso discuten bajo la lluvia en una escena de gran fuerza y belleza donde finalmente pueden verse como son, donde pueden mostrar sus emociones como si el agua las dejara el descubierto. Su romance no obedece a fórmulas o requisitos comerciales. Antes de ceder a sus deseos, Elizabeth y Darcy harán lo correcto. Están dispuestos a sacrificarse, pero cuando descubren que su corazón late al igual que el del otro el compás ha sido puesto para interpretar a dueto la misma melodía. Pride and Prejudice Francia/Inglaterra 2005


Director: Joe Wright. Reparto: Keira Knightely, Mathew Macfayden, Judi Dench, Rosamund Pike, Donald Sutherland.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo