"La lista de al carajo" de Michael Duggan / Netflix

Mandar todo muy lejos y hacer sólo lo que se quiere suena más que tentador y más cuando se es un adolescente que ha hecho todo al pie de la letra, con resultados espectaculares, pero a cambio de sus propios deseos. La idea, en realidad, suena prometedora; el detonante perfecto para una comedia juvenil hilarante y que, además, dé nuevos insights sobre lo que importa en la vida. "La lista de al carajo" no es esa película aunque lo desea con toda su fuerza.

Brett Blackmore es el hijo y alumno modelo. Ha cumplido las expectativas de sus padres. Acaba de ser admitido en siete de las ocho mejores universidades; en la que no, está en la lista de espera. Una noche asiste a una fiesta clandestina en su Prepa y un error termina costándole todo lo que había ganado. Entonces, Brett hace una lista (en video, claro, porque es lo que se estila en estos tiempos) de todo lo que quiere enviar al carajo, que termina por hacerse viral y que parece complicar aún más su situación.

"La lista de al carajo" tiene en Eli Brown a un buen protagonista, simpático, pero reflexivo. Fuera de ello es una caída libre que demuestra que siempre se puede hacer algo peor. En 2019, "La rebelión de las nerds", con una anécdota similar, se convirtió en un clásico contemporáneo, cosechando buenas críticas, premios y éxito en la taquilla. Mientras ésa aborda con inteligencia el tema, "La lista de al carajo" se va por el absurdo, como si quisiera hacerle honor a su título en la historia y consiguiendo con ello que su destino sea el mismo. Evítenla.

🎬


43 visualizaciones0 comentarios