top of page

"La gran exclusiva" de Philip Martin

"Si se les persigue, no se les atrapa..." hombre en el parque a Emily Maitlis

El pez por la boca muere...

Es seguro decir que hay un nuevo género en el cine, el de las historias detrás de la historia, en especial, las de periodistas que denunciaron y visibilizaron la verdad dando voz a víctimas. Están ahí ya "En primera plana" o "Ella dijo" por mencionar sólo un par recientes. "La gran exclusiva" se suma al grupo en el que nunca una más será sólo eso.

El caso en cuestión es la relación del Príncipe Andrés (Rufus Sewell) con Jeffrey Epstein, financiero condenado por abuso sexual, y la posibilidad de que el príncipe hubiera tenido intimidad con una menor de edad. "El gran escándalo" tiene como figura detonante a Sam McAlister (Billie Piper), periodista y editora de la BBC, en especial del programa "Newsnight". Era 2019, la BBC estaba en una crisis, pero no era la única. Jeffrey Epstein fue detenido ese mismo año y el Príncipe Andrés, cuya relación con Epstein ya había sido expuesta, estaba en la mira. El 16 de noviembre se transmitió una entrevista que el Príncipe le concedió a Emily Maitlis (Gillian Anderson) y que resultó, meses después, en su retiro de funciones públicas. Es considerada por muchos como "la exclusiva de la década". "La gran exclusiva" precisamente recuenta cómo sucedió.

Hay muchas formas de contar una historia, muchos ángulos. "La gran exclusiva" podría hacerlo desde la perspectiva de Maitlis pues al final es quién hizo la entrevista. Podría hacerlo a través de Amanda Thirsk (Keeley Hawes), asistente de Andrés, o incluso del propio Príncipe. Se decide por McAlister, una madre soltera, la primera en ir a la universidad de su familia y quién se considera que no pertenece del todo a la BBC, al menos a su grupo de trabajo en "Newsnight", y esa es la clave. Sam quiere ser vista, pero no desde el ego. Sam quiere ser parte del grupo. Sam quiere hacer una diferencia. Sam quiere ser escuchada. Sam quizás no lo entienda, pero esa es la diferencia y esa es la entrada que tiene el filme para ser algo más. Es también una forma de reconocer el trabajo en equipo y de dar crédito a quién puso el ojo en el blanco.

El tercer acto del filme es justo la entrevista. Previo a ella, Sam le dice a Emily, tras ver todo el trabajo de preparación y las estrategias para conseguir que el Príncipe acepte algo (está justo el cuestionamiento, "¿qué queremos, que lo admita, que ofrezca una disculpa...?"), "quiere ser escuchado". Es sencillo, déjalo hablar, pero va más allá; en ello está también un detalle del filme que en cierto grado le da dignidad al Príncipe. El filme entiende que Andrés, haya hecho lo que haya hecho, es humano. Entiende que, entre todo el protocolo, la apariencia y las reglas a seguir de la Corona, está un hombre que probablemente para ese momento (y quizás incluso hoy en día) no entendía lo que había hecho y por qué estaba mal. Entiende y lo expresa a través de un gran trabajo de Rufus Sewell, quién a través de pequeños detalles encarna al "favorito de la reina" de una manera que evita la caricatura.

"La gran exclusiva" triunfa en muchos sentidos. Tiene un gran elenco al que le suman también y de forma enorme Gillian Anderson, robando escenas y en un duelo de actuación ante Sewell durante la entrevista; Romola Garai, quién hace a Esme Wren, productora del noticiero, y Keeley Hawes, en una interpretación que combina admiración y compasión por el Príncipe. Tiene buenos valores de producción, una edición que la hace fluir como un suspiro y un guion inteligente. ¿Por qué hacer una película de un evento que "el mundo" vio? ¿Una entrevista que puede revisitarse en redes? Porque el mundo no lo vio todo y porque el tiempo da perspectiva.

En tiempos donde la inmediatez y las redes sociales han ido absorbiendo a los medios tradicionales, "La gran exclusiva" recuerda y refrenda los valores esenciales del periodismo. Refrenda que, además de informar o que precisamente en el informar, hace una diferencia. Esme lo dice, "trabajamos para contar historias que no cuenta nadie más. Historias que hay que contar, que le importan a la gente, que hacen rendir cuenta a los poderosos y dan voz a las víctimas". En "La gran exclusiva" el periodismo lo hace para las de Andrés; el cine le da nueva luz, le da más foco, a las víctimas y a quiénes les dieron voz. "Una entrevista puede cambiarlo todo" dice el póster de "La gran exclusiva" y sí.

🎬🎬🎬🎬

Reino Unido 2024 - 1h 42m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page