top of page

"Inheritance" de Vaughn Stein

(casi) Todo mal.

"Inheritance" es un thriller que, para ser justo, tiene algo bien, su premisa. Luego, luego todo se echa a perder y va de mal en peor. Lily Collins protagoniza como Lauren, una exitosa fiscal de distrito que pertenece a una poderosa familia de Nueva York. Cuando su padre fallece de manera inesperada, la lectura del testamento indica una repartición desigual (entre ella, su hermano y su madre), pero, más allá de ella, a Lauren le es informado que hay algo más y de lo que debe guardar por completo secreto. A través de un video, su padre la guía por el bosque que hay en la mansión hasta dar con una construcción subterránea en la que Lauren descubre que vive, encadenado, un hombre. No hay más información. Lauren deberá descubrir, quién es, por qué está ahí y qué hacer con su "herencia".

Sí, la premisa de "Inheritance" puede ser un tanto bizarra, pero es, sin duda, provocadora. Se antoja para desarrollar un thriller con buenas revelaciones, mucho drama y dialogar sobre los secretos familiares, el legado y, desde luego, qué tanto es justificable hacerse justicia por mano propia. La cuestión es que "Inheritance" no sabe qué quiere decir y tampoco saber cómo desenredar con lógica y sentido el embrollo en que se ha metido. Además, están otras cuestiones que incluyen al elenco.

"Inheritance" va contra el tipo. Lily Collins hace lo mejor que puede con Lauren, pero a sus 30 años (considerando la edad que tenía cuando estrenó la película; en 2023, tiene 33 y cumplirá 34) se sigue viendo mucho más joven; parece estar en sus 20's tempranos. El personaje indica que es una abogada ya establecida, casada y madre de una niña. Para tener ese profeso en su carrera, la actriz debería verse más madura. Vaughn Stein tampoco hace algo más por ayudarla, con caracterización dirección u otros elementos. Collins ha destacada por hacer gala de su carisma que viene muy bien en comedias o cintas de romance como ha demostrado en "Emily en París", la serie que la ha consolidado como estrella. En "Inheritance" está fuera de su hábitat. Quizás la idea no sea mala y busque que Collins sorprenda, pero más bien ella parece la sorprendida y uno no puede más que desear que la devuelvan a París donde no importan los enredos, hay mucho más colorido y uno la pasa mejor. Luego está Simon Pegg.

A Pegg lo ubicamos principalmente por comedias y su intención es diversificarse. Para "Inheritance" perdió 12 kilos para mostrarse más demacrado y darle veracidad a Morgan Warner, antagonista de la película y quién, se supone, ha pasado un par de décadas encerrado. Seguramente en el papel el personaje prometía mucho más. Tras haber pasado por el cuarto de edición, no termina de cuajar. Pegg, igual que Collins, le echa ganas, pero Morgan es bidimensional y las frases rimbombantes no tienen el impacto que debieran. Un desperdicio su compromiso. En el elenco están también Chase Crawford como William Monroe, el hermano corrupto de Lauren, y Connie Nielsen como Catherine Monroe, la madre. Ambos, también, desperdiciados y convertidos en un accesorio.

Vaugh Stein, director, tiene en su haber participaciones como Director de la Segunda Unidad en películas afortunadas que incluyen "Harry Potter y las reliquias de la muerte", "Los miserables" y "La chica danesa". "Inheritance" es su segundo esfuerzo como director, luego de la también inconexa "Terminal". En común tienen el ser filmes con buena propuesta estética, premisas interesantes, pero cuyo resultado es pretencioso y falto de lógica.

Los principales problemas de "Inheritance" están en un reparto mal elegido, más aún en la incapacidad de dirigirlo adecuadamente y en una historia incapaz de resolverse con lógica. Por ejemplo, "Inheritance" inicia presentando a Lauren como una mujer inteligente y capaz, para poco después mostrarla como alguien que se deja manipular. Vaya, se muestra un intento de analogía entre la situación que vive con un juego de ajedrez, pero su primer movimiento la deja ya vulnerable. Luego están otra serie de situaciones inverosímiles una después de otra. ¿Quién, en su sano juicio, le da un millón de dólares a una persona a la que conoció un par de días antes y que podría usarlos en tu contra? Exacto... nadie, pero "Inheritance" lo hace. Así las cosas, lo que "Inheritance" parece haber heredado es una serie de cuestiones inconexas que se convierte en una pérdida de tiempo para quién la vea. "Algunos secretos no pueden mantenerse enterrados" dice el eslogan del de la película, se equivoca.

🎬

EE. UU. 2020 - 1h 51m


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page