"Hillbilly, una elegía rural" de Ron Howard

Confusión y desorden se adueñan de este filme que debiera ser un poema.

JD Vance, estudiante de Leyes en Yale, está en plena semana de entrevistas para hacerse del trabajo que necesita para impulsar su carrera cuando recibe una llamada de su hermana: su madre ha recaído en las drogas. Mientras JD intenta ayudarla, recuerdos de su infancia son hilados explicando su complicado entorno familiar que incluye una madre soltera, de cambios emocionales constantes, con muchas parejas y drogadicciones; un patrón, que aunque en mezcla distinta, viene de generaciones y en gran medida tiene origen en los valores de su comunidad.

La película es una adaptación de la novela homónima del propio JD Vance, se convirtió en un best seller y la crítica reconoció su retrato de una cultura, los Apalaches, conocidos por su fuerte sentido de familia, honestidad, individualismo, autosuficiencia y orgullo. El filme, engañoso en su publicidad, que parece indicar que Glenn Close y Amy Adams, quiénes interpretan, respectivamente a la abuela y madre de Vance, es un caos andante que no consigue encajar las piezas. El viaje de regreso debería fungir como una metáfora sobre la pelea interna de Vance por reconciliar su pasado, sus valores, con su presente y su futuro, pero se queda a medio camino. El problema parece estar tanto en un guion que no cuaja como en una edición insegura y una dirección que aunque aprovecha a su talentoso reparto (prometía conseguirles fuerte atención a sus actrices en la temporada de premios, incluso el Oscar para dos actrices que ya están en la categoría de "se los deben").

Esta elegía, rural o no, termina por llevársela el viento... no comprende ni es capaz, ni de comunicar el conflicto real de su protagonista, ni su propio proceso de recuperación y emancipación emocional, quedándose en un melodrama más, absorto en una superficie bastante rústica. Una pena, aquí había mucho, mucho potencia.

🎬🎬


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo