top of page

"Hasta los huesos" de Luca Guadagnino

Ámame hasta con los dientes...

Luca Guadagnino convirtió a Timothée Chalamet en objeto del deseo en "Llámame por tu nombre". Ahora, en "Hasta los huesos", adaptación de otra novela, en este caso la de Camille DeAngelis, se reúnen de nuevo para contar otra historia de amor, también muy marcada por las sensaciones, pero expresada de una manera muy distinta.

En la Virginia de los 80's, Maren Yearly (Taylor Russell), una preparatoriana, se escapa a una pijamada. Ahí, el dedo de una compañera es más tentación de la que espera y lo muerde... con fuerza. El hecho hace que su padre la lleve a reubicarse y poco después la abandona, dejándole un poco de dinero y una grabación donde le explica. Él ya no puede más. Maren decide entonces buscar a su madre. En el camino se encuentra con Sully (Mark Rylance), un caníbal, como ella, quién se ofrece a enseñarle, y con Lee (Timothée Chalamat), con quién realiza el viaje e inicia una relación.

"Huesos y todo" es la traducción literal del título original y "Hasta los huesos" entrega eso. Es, para hablar en términos equivalente, un platillo "duro de roer", duro de digerir. Guadagnino presenta un universo melancólico de colores deslavados que es un escenario atípico para una coming of age story que es también una road movie, una historia de amor y una historia de terror. Maren quiere entender quién es, de dónde viene y por qué es así. Tiene un impulso que alcanza a comprender y en cada mordida quiere hacer sentido del mundo que es una carnicería.

Taylor Russell tiene en Maren su presentación formal en Hollywood. La actriz había estado ya antes en la independiente "Las olas" y en "Perdidos en el espacio", pero en Maren tiene un personaje de muchas más capas y que se contrasta con los de Rylance y Chalamet. Sully, con su larga trenza, huaraches y afilado sentido del olfato da cuenta de a dónde puede llevar ese camino. Lee, quizás esté en él, quizás pueda escapar. Chalamet y Rusell construyen una pareja que se suma a la galería de dúos rotos que se completan y que, con sus diferencias, recuerda a la de Juliette Lewis y Woody Harrelson en "Asesinos por naturaleza". Chloë Sevigny tiene una participación especial como la madre de Maren. Es uno de los momentos de mayor impacto, de una madre que se confronta con su hija, una madre que quiso protegerla y que está ante el terror de saber que no fue suficiente. Dato curioso, Sevigny, le dijo a Guadagnino que trabajaría con él, aunque sólo tuviera una línea y eso es lo que tiene. No lo hace falta más.

"Hasta los huesos" es tremendamente metafórica y tremendamente desgarradora en ello. Es sobre la manera en que los seres humanos nos consumimos uno al otro, sobre cómo nos consumimos a nosotros mismos, en esa búsqueda por entender quiénes somos o luchar contra quiénes somos... es sobre cómo el amor nos come "hasta los huesos".

"Llámame por tu nombre" es la petición que Oliver (Armie Hamer) le hace a Elio (Timothée Chalamet) en "Llámame por tu nombre". Es una muestra de la empatía que se ha construido entre ellos, de la complicidad, de la entrega. "Quiero que me comas, Maren. Huesos y todos," es la de Lee. Es el amor en los tiempos de la carne, sin la sensualidad, en la crudeza que lleva a amar "hasta los huesos".

🥩🥩🥩1/2

Italia / EE. UU. 2022 - 2h 11m


Entradas Recientes

Ver todo

Opmerkingen


bottom of page