top of page

"Harry Potter 20 Aniversario: Regreso a Hogwarts"

Han pasado 20 años...

"Parece que fue apenas ayer y, al mismo tiempo, hace tanto" dice, palabras más, palabras menos, Rupert Grint (Ron) y sí, esa es en gran medida la experiencia de ver este "Regreso a Hogwarts" que funciona como una reunión/reencuentro y un detrás de cámarás. El pretexto es el aniversario del lanzamiento de "Harry Potter y la pieza filosofal" que sucedió en noviembre de 2001, aunque las memorias no se limitan a esa entrega.

"Regreso a Hogwarts" se separa de otras reuniones en que no se trata de ver al elenco en una sala comentando aspectos de la serie. Desde el inicio está diseñada como un "viaje" al mundo mágico de Harry Potter, por lo que "literal" les llegan invitaciones a los actores, como si se tratara de las que recibían los alumnos de Hogwarts, está el trayecto en el tren (con todo y la música característica) y luego varios sets donde hay diferentes configuraciones de actores o entrevistas individuales; igualmente hay material nuevo, entre el que destacan videos de los castings, ensayos y otros que dan una perspectiva diferente del "detrás de cámaras" (uno ve a los actores jugar con Mike Newell durante la filmación de "Harry Potter y el caliz de fuego").

El eje central lo conforman Daniel Radcliffe (Harry Potter), Emma Watson (Hermioni Granger) y Ron Weasley (Rupert Grint); dato interesente, el primer crédito es para Watson, quién tiene el estatus actual más alto como estrella y Radliffe tiene uno especial justo antes de que aparezca la información del equipo de producción. La reunión está organizada en cuatro caítulos o secciones, cada uno dedicada a un par de películas y donde se destaca el tono y rol de la entrega dentro del conjunto. Por ejemplo, es muy tierno ver a los protagonistas en su niñez, cuando aún no sabían actuar del todo y de ahí irlos viendo crecer a la par que la hisoria evoluciona y se vuelve más oscura. Ello permite también dar lugar a los diferentes directores que fueron tomando la estafeta y a actores que se fueron integrando. Así que están ahí desde Chris Columbus intentando concentrar a los niños que no podían terminar una escena y reírse hasta David Yates, pasando por Alfonso Cuaron, quién les dejó tarea, y Mike Newell.

Esa estructura construye un ambiente muy acogedor que permite construir con el espectador un paralelismo entre lo que los actores y la producción vivían con lo que uno vivía en esos momentos, además de una intimidad que rompe un tanto las barreras de la pantalla para dar la sensación de que se forma parte de la conversación; es como ir a esas reuniones de generación y es que al final, las ocho películas tomaron diez años, tiempo suficiente como para crear una complicidad que se da pocas veces con una misma historia.

El especial está muy bien. Es claro el trabajo de tener a la gran mayoría de las piezas y participantes (también están Ralph Fiennes, Gary Oldman, Bonnie Wright, Helena Bonham Carter, Jason Isaacs, Evana Lynch, Tom Felton, Alfred Enoch, Matthew Lewis, entre otros más), aunque uno no deja de preguntarse porqué no hay alguna declaración de Maggie Smith, Keneth Branagh o Julie Walters; J. K. Rowling aparece muy poco, resultado de sus declaraciones recientes sobre las personas transgénero, mismas que causaron controversia y sobre las cuales varios de los actores tienen diferencias (Watson, Lynch y Wright son activistas). Así que queda minimizada y, desde luego, el tema no es tocado, al contrario, la entrega habla y enfatiza en varios momentos alrededor de cómo el univierso habla de los inadaptados y de pertenecer.

"Regreso a Hogwarts", con todo y los "pelitos" en el arroz, es un gran regreso y reenciende la magia. Es fantástico ver el cariño y la complicidad entre los actores, escuchar las anécdotas (Carter lee una carta de Radcliffe, por ejemplo; igualmente muestra y se coloca la dentadura postiza que usaba para convertirse en Bellatrix Lestrange, entre tantos otros momentos llenos de magia y nostalgia); hay una in memoriam a los actores (Richard Harris, Richard Griffith, John Hurt, Alan Rickman y Helen McCory) y miembros de la producción que ya han partido y muchos y muy variados momentos que van de la ternura, al romance (los besos de Harry y Ginny, de Ron y Hermionie), y a la lágrima de los mismos protagonistas e, incluso, del espectador. Es un regreso muy afortunado, que se siente sincero, deja con ganas de más y revive la magia de una manera tan especial que uno, como espectador, se siente agradecido de formar parte de esa experiencia única que como Robbie Coltrane (Hagrid) bien dice "ya no veremos, pero que vive y seguirá viviendo para nuevas generaciones". "Harry Potter y la pieda filosofal" inicia con un capítulo que se titula "El niño que vivió" y qué afortunado que así sea y que se sume, forme parte y acompañe a quiénes hemos tenido la experiencia de conocerlo.

📱📱📱📱📱

Reino Unido 2022 - 1h 42m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page