top of page

"Dejar el mundo atrás" de Sam Esmail

No hay regreso a lo normal...

"Mr. Robot" es el título más conocido del director, guionista y productor, Sam Esmail. Corrió por cuatro temporadas y ganó varios premios, entre ellos tres Emmy, además de ser incluida como una de las mejores diez en las listas de 2015 (Entertainment Weekly, Rolling Stone, Time, entre otras). Su postura provocadora y crítica sobre el mundo financiero, sumergida en un contexto de ciencia ficción, la colocó como un producto innovador e inquietante. "Dejar el mundo atrás" es su regreso al cine luego de "Comet", su ópera prima de 2014.

En "Dejar el mundo atrás" los Stanford deciden tomarse unos días de vacación en Long Island. Es idea de Amanda (Julia Roberts), secundada por Clay (Ethan Hawke), su esposo. Van con Archie (Charlie Evans), su hijo adolescente, y Rose (Farrah Mackenzie), la menor. El Airbnb que rentan es un sueño de casa y todo va bien hasta que los sistemas comienzan a fallar y aparecen los Scott, G. H. (Mahershalla Ali), el dueño de la casa, y Ruth (Myha'la), su hija. Juntos enfrentarán los inesperados hechos que comienzan a suceder en el mundo.

"Dejar el mundo atrás" entra en la categoría de cine conceptual. Es un filme de desastres que se concentra en los efectos y afectos de un par de familias, no en la destrucción masiva. Más allá de un barco cuyos controles no funcionan y lo hacen encallar en una playa turística o en una serie de autos eléctricos que se estrellan uno a otro, está "el silencio". Esa incertidumbre que construye alrededor de lo poco que se sabe es su principal arma en un mundo acostumbrado a la información, la inmediatez y la falsa sensación de conexión-intimidad.

El reparto es de primera línea y es una de las fortaleces de "Dejar el mundo atrás". Julia Roberts continúa expandiendo su rango y confirmando que es mucho más que una actriz de comedia o comedias románticas. Años recientes la vieron en dramas como una madre sufriente. Amanda es una misántropa. La primera escena la ve justo buscando desconectarse del resto del mundo, sin saber lo que la espera. Hace buena y contrastante pareja con Ethan Hawke. Clay es relajado, confiado y tranquilo. Charlie Evans y Farrah Mackenzie están a la altura. Los personajes de Mahershala Ali y Myha´la dan un buen contra balance, jugando al principio con una ambigüedad que no deja clara ni su relación ni sus intenciones. El filme es inteligente pues sólo en las contraposiciones entre las familias, habla. Los Sandford son de clase acomoda y blancos, pero los Scott lo son aún más y son de color. Luego está Danny, a cargo de Kevin Bacon; un reclusivo y poco expresivo contratista con sospechas.

"Dejar al mundo atrás" hace varias cosas bien. La premisa es intrigante y envuelve y envuelve conforme avanza y el elenco está a la altura. Sin embargo, el filme se alarga más de lo necesario y eso tiene que ver con la edición y el guion. Por momentos es cansado. "No hay vuelta atrás" es el punto y la propuesta, pero "Dejar al mundo atrás" no sabe cuándo hacerlo con su propia premisa y eso pasa porque tiene claro qué le detona el viaje, pero no a dónde quiere llegar. Entonces, alarga mientras intenta hacerlo y cuando lo hace le falta contundencia. Es irónico igual que lo es apropiadamente las referencias a "Friends"; lo que le preocupa a Rose es que, sin cable ni internet, algunas de las afectaciones, no puede ver el último episodio de la serie, el único que le falta. Ver el final en medio de un episodio que inicia con el famoso "I'll be there for you..." cuando no hay nadie... o nada.

🎬🎬🎬1/2

EE. UU. 2023 - 2h 18m


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page