"Campamento extraordinario (Crip Camp)" de James Lebrecht y Nicole Newnham

Lo invisible se hace visible en este "campamento" que hace justo lo que un buen campamento debe hacer: liberar, transformar y construir comunidad.

"Campamento extraordinario" comienza en 1971 en el Campamento Jened, un campamento de verano que se conocía por su carácter relajado y liberal y que estaba diseñado para adolescentes con discapacidad. La primera media hora, quizás un poco más, se concentra, por medio de pie taje original, en mostrar qué era lo que pasaba. Y quizás sea un poco escandaloso para algunos, pero ese es el punto. No es que pasara nada distinto de lo que sucedía en otros campamentos. Los jóvenes tenían oportunidad de ser quiénes eran, de encajar y convivir con otros jóvenes a quiénes identificaban como iguales, lejos de una sobreprotección que los asfixiaba; nadando, enamorándose, bailando y conversando. Esa primea primera parte, que quizás no parezca tan especial, deja entrar en la intimidad de los campistas y establece muy claramente que no necesitan niñeras, que no son enfermos y que las diferencias son accesorias. La magia viene después.

El campamento Jened sirvió como semilla, como probada, para que sus asistentes se dieran cuenta que había otro mundo para ellos, uno donde no están aislados. Liderados por Judith Heumann, quién se convertiría en una líder clave por la lucha de los derechos civiles de los discapacitados y el movimiento para la vida independiente, varios de los integrantes son retratados manifestándose públicamente y consiguiendo, luego de 24 días, primero, una Ley, y luego, que ésta se implementara ("la Ley no significa nada hasta que se aplica" dice una de las participantes). El origen estuvo en ese verano.

"Crip Camp" o "Campamento lisiado", su traducción literal, no consigue comunicar la grandeza de este documental igual que tampoco lo hace "Campamento extraordinario". Su discurso es mucho más grande que ello. James Lebrecht, quién codirige y participó del campamento y las manifestaciones, presenta un trabajo que sorprende por la alegría, indignación, nostalgia e inspiración que provee. Es un filme que rinde homenaje a esos héroes, una voz de lucha, que dignifica; una constatación de que los derechos humanos no tienen un costo ni son un favor y que lo imposible es posible. Es un filme que derriba todo tipo de barreras y que permite ver que más allá de ese campamento, más allá de lo que se ve, está simple, sencilla y contundentemente un humano.

🎬🎬🎬🎬🎬

EEUU 2020 - 1h 46m


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo