Wall-e

Pixar ha reinventado la animación una y otra vez. Año con año, una nueva, sólida y refrescante pieza llega a las pantallas grandes. “Wall-e” marca un nuevo precedente. Es el filme más adulto del estudio, con un primer acto que recae únicamente en el poder de las imágenes y hace gala de una sólida narrativa, y además, presenta a uno de los personajes más entrañables de todos los tiempos y se ocupa, entre otros temas, del deterioro del medio ambiente.



Wall-e (Waste Allocation Load Lifter-Earth class, por sus siglas en inglés) ha trabajado solitariamente por cientos de años en la Tierra recogiendo basura hasta que encuentra un nuevo propósito luego de conocer a EVE (Extraterrestial Vegetation Evaluator), un robot que busca alguna señal de vida vegetal en el planeta. Cuando EVE regresa al espacio, Wall-e va tras ella, iniciando así una de las más imaginativas, emocionantes y grandes aventuras de las que el cine ha sido testigo.


Con un diseño de arte que recuerda “Blade Runner” (1982), principalmente en la escena inicial, y un personaje central que remite a E.T., Wall-e es uno de los personajes más expresivos que la animación ha conocido. La emoción que el equipo de Pixar ha logrado darle a sus prismáticos ojos y su cuadrado cuerpo es impresionante. Wall-e transmite mucho más de lo que algunos actores famosos y lo hace con sutilezas. Es su dinámica, la inocencia y convicción con que la realiza lo primero que atrapa al espectador. El que sea un fanático de “Hello, Dolly!” (1969) y una cucaracha sea su obediente mascota tampoco lo perjudican. Después, el que Wall-e vea en EVE a una compañera abre un nuevo espectro de posibilidades. Desde la escena en que se conocen hasta aquellas en que deambulan románticamente por la Tierra han sido hechas con precisión. El espectador no puede más que entregarse por completo a la historia y disfrutar de momentos cómicos, dramáticos y de suspenso.


Ganadora de 42 premios internacionales, incluyendo Mejor Película Animada en el Oscar, donde recibió otras cinco nominaciones incluyendo Mejor Guion Original, “Wall-e” es más que una película animada. Es un drama, una comedia y una película de ciencia ficción. En 2008, “Batman, el caballero de la noche” demostró que una película basada en un comic puede trascender su origen e inscribirse como un trabajo serio y digno de ser considerado como una obra de arte. “Wall-e” hace lo propio con la animación. Aunque “La bella y la bestia” (1991) es el único filme animado en haber sido nominado como Mejor Película por la Academia –en aquel entonces no existía una categoría para hacerlo-, “Wall-e” no desmerece ante el clásico. Por el contrario, “Wall-e” está destinado a ocupar uno de los lugares privilegiados en el cine de todos los tiempos. Es una joya y una exquisita obra de arte.

EE.UU. 2008

Director: Andrew Stanton.

Reparto: Ben Burtt, Elissa Knight, Sigourney Weaver.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo