"Venom: Carnage liberado" de Andy Serkis

La dirección comienza a corregirse en este secuela.

A diferencia de la anterior que, aunque muy exitosa en taquilla, es un desastre de película, esta continuación equilibra mejor el tono y la dinámica entre Eddie Brock (Tom Hardy) y Venom, el simbionte alienígena con el que ahora comparte cuerpo. Precisamente con ello comienza el filme, mostrando su dinámica que es muy similar a la de un matrimonio disfuncional donde se la pasan peleando, pero no pueden vivir el uno sin el otro. En uno de esos momentos, las cosas se complican cuando Cletus Kasady (Woody Harrelson), a punto de ser ejecutado en cumplimiento de su condena a muerte, escapa de prisión convertido en Carnage, otro simbionte aún más sangriento. Cletus quiere recuperar a Frances Barrison (Naomie Harris), su gran amor, y vengarse de Brock tras exhibirlo públicamente; Carnage está determinado en acabar con Venom.

El primer acto de "Venom: Carnage liberado" es tropezado, cuesta un poco entrar en la convención, sobre todo, en entender este juego que se construye entre Brock y Venom y que en la película anterior nunca cuajó. Aquí funciona mejor conforme la historia avanza y termina dando unos momentos muy divertidos; conseguir el equilibrio entre comedia, acción y terror no es poca cosa. Más allá de ello el filme es precisamente sobre eso, la conciliación entre las dos personalidades... aunque la promesa es que "¡habrá matanza!".

Esa matanza o carnicería es la expectativa ante la presencia de Carnage, uno de los villanos más sangrientos del catálogo de Marvel. Woody Harrelson hace buena labor como Cletus Kasady, aunque también es cierto que los roles de loco desquiciado se los hemos visto ya antes (desde "Asesinos por naturaleza", por ejemplo) y podría decirse incluso que son parte de su especialidad. Así que se le disfruta porque lo sabe hacer muy bien, no tanto porque sea novedoso. La sorpresa en ese sentido es más bien Naomie Harries como Frances Barrison / Shriek quién es incomprendida por su habilidad de manipular el sonido. Por cierto, hay una oportunidad desaprovechada en ello. El recurso que usa Shriek para defenderse es el sonido, pero ese sonido es uno de los puntos vulnerables de Carnage, lo que inevitablemente haría que para que Cletus y Frances puedan estar juntos uno u otro o quizás ambos tengan que renunciar a parte de lo que son. En fin... que eso apenas se toca, el enfoque está en la pareja criminal que representan; la cinta le hace guiños a "Bonnie y Clyde" y "Asesinos por naturaleza" en un par de momentos.

Michelle Williams tiene una participación menor en esta ocasión, pero es bastante memorable y, más aún, muy claro que la actriz se divirtió enormemente con ello. Este es otro episodio para Venom, inevitablemente habrá una tercera parte o participaciones en filmes de otros personajes del universo de Spider-Man, quizás en el del propio arácnido (hay una única escena post créditos que es indispensable ver).

Carnage está liberado en esta secuela en tanto a que se le ve en acción, con buenos efectos, escenas lucidoras y hasta momentos de gran estética. ¿Liberado de manera sangrienta? No en realidad, lo que está ya predefinido por el hecho de que es una película de clasificación B y, entonces, todo eso está sugerido, no mostrado. "Venom: Carnage liberado" es un paso adelante para el Spiderverse de Sony que ojalá apriete y mejore el paso porque aún está muy por detrás de lo que hace Marvel.

🎬🎬🎬

EE. UU. / Reino Unido / Canadá 2021 - 1h 37m


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo