Una simple formalidad

“Una simple formalidad” es un intrigante y original thriller psicológico que recuerda a lo más puro de la literatura fantástica.



Escrita y dirigida por Guiseppe Tornatore, “Una simple formalidad” inicia con un disparo. Un hombre corre desesperado bajo la lluvia. La policía lo detiene. El interrogatorio inicia. ¿Cuál es el crimen? ¿Es culpable? ¿Qué ha sucedido?


El hombre es Onoff (Gerad Depardieu), un famoso escritor. Conforme el Inspector (Roman Polanski) lo cuestiona se descubre que no ha tenido la más fácil de las vidas. Pero Onoff no recuerda que pasó la noche anterior. El Inspector es su fan, pero no cesará en sus intentos por descubrir la verdad. Entre el Inspector y Onoff se inicia un juego al más puro estilo del gato y el ratón que se ve aderezado por la admiración del primero y el genio del segundo.


Tornatore presenta un ejercicio que se ciñe en el suspenso y la memoria. Con distorsiones, flashbacks, movimientos de cámara, un lúgubre escenario (la comisaría) y pocos actores, juega con el espectador. Por momentos parece esclarecerse el asunto para inmediatamente después sembrar dudas. Es un constante vaivén de vacilaciones y certidumbre.


Depardieu y Polanski dan una cátedra de actuación. El primero es irascible al principio para después revelarse sumamente vulnerable. El segundo va de la inocencia y admiración al sadismo. Como la película, los actores no conceden. Mantienen la incógnita en el nivel intelectual. El ping-pong puede parecer intrigante para unos y desesperante para otros. Tornatore hace lo posible por mantener firmes los hilos. El ritmo no decae gracias a la combinación de elementos. A diferencia de otros filmes, “Una simple formalidad” explota su anécdota el tiempo suficiente, no más. No la agota, por el contrario, la pone en el lugar justo para entonces, sorprender con el final.


Nominada a la Palma de Oro en el Festival de Cannes, “Una simple formalidad” recuerda al fantástico más puro, aquél que siembra la duda, que abre paso a las posibilidades, pero que nunca se decide. Es un viaje surrealista. Una inmersión al huracán de las probabilidades donde el final y la claridad son una simple formalidad que no siempre llega.

Una pura formalità

Italia/Francia 1994

Director: Guiseppe Tornatore.

Reparto: Gérard Depardieu, Roman Polanski, Srgio Rubini, Nicola Di Pinto.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo