top of page

Una noche en el museo

“Estoy hecho de cera, Larry. ¿De qué estás hecho tú?” Teddy Roosevelt.

“Una noche en el museo” se convirtió en una de las grandes sorpresas de finales de 2006. La película protagonizada por Ben Stiller, ligado principalmente a filmes de comedia para adolescente y adultos, no había generado mayores, pero cuando el público no dejó de asistir a verla semana tras semana y colocó sus ingresos internacionales en taquilla sobre los 500 millones de dólares era claro que algo estaba pasando.



La idea central no es del todo innovadora. Larry (Stiller) es un padre desempleado que para poder ganarse el respeto y la admiración de su hijo acepta un trabajo como vigilante nocturno en el Museo de Historia Nacional de Nueva York. La cuestión está en que al apagarse las luces las piezas del museo sufren la acción contraria. Desde el esqueleto de un dinosaurio con conducta de cachorro hasta Teddy Roosevelt (Robin Williams) pasando por un ejército de hombres miniatura, la belleza india de Sacagawea (Mizuo Peck), un mono impertinente y un león imponente, entre otros, cobran vida. La aparentemente tediosa labor de Larry no le da cabida para el descanso y menos aún cuando la piedra cuyo hechizo obra el milagro está en peligro de ser robada.


Shawn Levy (“Más barato por docena”, 2003 y “La pantera rosa”, 2006) hace de la adaptación de la novela de Milan Trenc un entretenimiento inagotable de principio a fin. El guion no pretende centrarse en momentos profundos ni grandes reflexiones. Por el contrario se centra en generar una serie de situaciones divertidas que si bien tal vez no ayuden del todo a la premisa central sí hacen que la acción se mantenga tanto constante como ligera.


Ben Stiller funciona a la perfección en la película. Es cómico, simpático y cumplidor en las escenas de romance con Carla Gugino y en las paternales con Nick (Jake Cherry), su hijo. Al actor lo acompañan un cuadro de comediantes consumados (Steve Coogan, Dick Van Dyke, Kickery Rooney) que engalanan la pantalla. Williams es un acierto como el simpático y reflexivo Rosevelt. Owen Williams tiene también una pequeña participación como un pequeño gran vaquero.


Cuando lo que se busca es diversión sin mayores complicaciones, “Una noche en el museo” es una opción recomendable. Apela a una fantasía infantil común, que aunque poco trascendente, con un poco de suerte tal vez pueda, por un lado, mostrarle a los niños que la cultura no necesariamente es aburrida y, mejor aún, acercarlos a los museos.

Night at the Museum

EE.UU. 2006

Director: Shawn Levy.

Reparto: Ben Stiller, Carla Gugino, Dick Van Dyke, Mickey Rooney, Robin Williams.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page