top of page

Una historia de violencia

“Todos tienen algo que esconder,” frase promocional.

“Ensayo sobre la violencia” bien podría ser un título equivalente para la propositva, interesante e introspectiva “Una historia de violencia”. El filme, basado en la novela gráfica de John Wagner y Vince Locke, aborda el tema de la violencia en tres niveles, se refiere a: 1) un sujeto con un largo historial de violencia, 2) al uso histórico de la violencia como medio para resolver problemas, y 3) la violencia innata del hombre, como un mecanismo de adaptación donde sobrevive el más fuerte. Cronenberg ha aceptado ser un Darwinista total y se nota.



Viggo Mortensen interpreta a Tom Stall, el callado, pero agradable dueño de una cafetería en un pequeño pueblo de Indiana. Tom está casado con Edie (Maria Bello), una abogada, con quien tiene dos hijos, el introvertido adolescente Jack (Ashton Holmes) y la pequeña Sarah (Heidi Hayes). Una noche un par de hombres intentan asaltar el lugar. Tom los detiene rápidamente y sin miramientos. El hecho lo convierte en un héroe local y le genera más atención de la que desea. Sus intentos por volver a la normalidad y olvidar el incidente se ven opacados cuando un misterioso hombre aparece inculpándolo de haberlo afectado en el pasado. El hombre no descansará hasta descubrir si Tom es quien dice o si es en realidad Joey, un matón retirado.


El inicio de “Una historia de violencia” es tan calmado y metódico que no parece venir de la mano de Cronenberg, pero lo que le sigue contrasta tan bien que pone al espectador al mismo nivel de azoro que los miembros de la familia Stall. Tom ha guardado un secreto por veinte años y no es un secreto agradable. Es una historia de violencia que no quiere compartir, que trata de evitar, pero que muy posiblemente no le deje otro camino para conservar lo que ha construido. Cronenberg despliega escena tras escena un trabajo sólido, consistente y que eleva la tensión dramática, la violencia y el interés del espectador a niveles insospechados. La pelea que surge cuando Tom intenta resolver la amenaza y la que se da en las escaleras con su esposa, son ya dos escenas memorables e históricas. El relato, además acierta, al no enfocarse únicamente en Tom y su pasado, sino que también explora la forma en que afecta a su familia.


El nivel actoral es de primera línea. Mortensen, en un papel que rechazaron Thomas Jane y Harrison Ford, da muestras de un gran histrionismo. El actor está al nivel físicamente, pero sobre todo como el hombre de familia que asume su pasado, pero espera un mejor futuro para los suyos. Maria Bello se entrega como la amorosa y devota esposa que no entiende lo que pasa y poco a poco se deja llevar por la desesperación. Ed Harris y William Hurt son una delicia como los aterradores villanos. El segundo se hizo de una nominación al Oscar con apenas una escena. La cinta fue también considerada como Mejor Guion Adaptado y contendió a la Palma de Oro en el Festival de Cannes. En los Premios Bodil se llevó la estatuilla como Mejor Película Americana.

“Una historia de violencia” fue la última película que New Line Cinema estrenó en el formato VHS. Pero más que ser notable por ese hecho lo es como estudio sobre la violencia y la supervivencia. Es por ello que Tom tiene un hijo. Es por ello que la violencia es sutil, insidiosa y obscura. Las lecciones que puede dar son duras y efectivas no por el efecto físico que dejan sino por aquello que traen detrás. Después de todo, la violencia física no es la única ni la que más impacta y en ese sentido esta es más que una historia de violencia.

A History of Violence

Alemania/EE.UU. 2006

Director: David Cronenberg.

Reparto: Viggo Mortense, Maria Bello, Edd Harris, William Hurt, Ashton Holmes, Heidi Hayes.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page