top of page

"Un deseo irlandés" de Janeen Damian

Desear. Verbo. Querer algo que probablemente no pasará.

Ten cuidado con lo que deseas...

Lindsay Lohan quiere volver. Lohan fue una niña estrella gracias a "Juego de gemelas" (1998) y luego estrella adolescente con un par de aciertos notables en "Un viernes de locos" (2003) y "Chicas pesadas" (2004). De ahí, su carrera cayó en un bache que parecía no tener fin y que resultó de una infancia difícil, una familia complicada y excesos. Lohan no desapareció, pero sus proyectos pasaban del radar. Eran de bajo perfil y no generaban conversación. 2023 la vio de regreso con "Navidad de Golpe" y ahora, bajo la misma dirección y en el mismo servicio de streaming, con "Un deseo irlandés" que, además, precede al musical de "Chicas pesadas" donde tiene un cameo. El deseo es claro.

Maddie (Lindsay Lohan) es una editora enamorada de Paul Kennedy (Alexander Vlahos), el exitoso escritor con quién trabaja y a quién no se atreve a declarar sus sentimientos. Emma (Elizabeth Tan), su amiga, sí se atreve. Es la víspera de la boda entre Emma y Paul, y Maddie, en la mejor tradición irlandesa, donde se llevará a cabo la ceremonia, desea ser ella con quién Paul se case sin imaginar que todo se pondrá de cabeza y que su cercanía con James (Ed Speleers), el fotógrafo, lo complicará aún más.

Ya desde el poster "Un deseo irlandés" lo dice todo. Es una comedia romántica y lo es muy en la línea de las de Hallmark, por completo de fórmula y un tanto en farsa (Tan y Vlahos especialmente). La intención es jugar un poco con aquello de "ten cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir" y responderlo mostrando que aquello que se quiere quizás no es en realmente lo que se cree o necesita. Maddie más pronto que tarde se da cuenta, por ejemplo, que a Paul le gusta salir a hacer ejercicio al aire libre... y ella prefiere quedarse en casa, no digamos que la trata de forma condescendiente.

Si se le mira con cuidado y con ojo crítico, "Un deseo irlandés" es un cliché andando por una postal de Irlanda. Están los acantilados de Moher, las calles con sus coloridas fachadas, los jardines, tabernas, bailes y demás. Es nada propositiva. A su favor está que dura poca, es ágil y si se entra en la convención se pueden pasar por alto sus defectos. Todavía más a su favor está Lohan. Es una estrella. Se ve como tal, es muy carismática y, para los requisitos del personaje, una actriz más que solvente.

Si un deseo es algo que "quizás no pasará", "Un deseo irlandés" es algo que medio pasa. No pasa especialmente como comedia romántica, tampoco como propuesta sobre el amor, pero sí pasa como vehículo para hacer visible a Lohan. Si el deseo es volver, Lohan va por buen camino.

❤️❤️

EE. UU. / Irlanda 2024 - 1h 33m


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page