Transformers: el lado oscuro de la luna

Las expectativas eran altas para la tercera parte de la trilogía inspirada en un grupo juguetes que primero cobraran vida en las caricaturas y que a últimas fechas se convirtieran en una lucrativa franquicia. Los resultados son los esperados. Al igual que su antecesora falla argumentalmente y triunfa en las taquillas. Con un presupuesto aproximado de 195 millones de dólares, la cinta hizo más de 200 en sus primeras dos semanas de exhibición en Estados Unidos, asegurando con ella una cuarta entrega.



En esta ocasión la trama comienza intentado darle un mayor trasfondo tanto al contexto como a los personajes (principal crítica hecha a las entregas anteriores). El prólogo informa que el primer viaje a la Luna fue en realidad una misión para investigar una nave espacial ubicada en el lado oscuro. La nave llevaba a bordo a un grupo de robots que trataban de mantener su libertad fuera de su destruido planeta. Años después, aparece de nuevo Sam Witwicky (Shia LaBeouf), quien a pesar de haber salvado un par de años antes al planeta ahora se enfrenta a las dificultades de obtener un buen trabajo. Vive con su novia Carly (la modelo Rosie Huntington-Whiteley, quien sustituye, luego de múltiples rumores y especulaciones sobre su renuncia-despido a Megan Fox, como el atractivo visual y venciendo por la parte a actrices en ascenso como Gemma Arterton, Ashley Greene, Camilla Belle, Heidi Montag y Anna Kendrick) y enfrenta la presión que significan las expectativas de sus padres. Consigue un trabajo como mensajero pero muy pronto se ve envuelto de nuevo en el más reciente enfrentamiento entre los Autobots y los Decepticons. Estos últimos intentan convertir a la Tierra en un nuevo Cybertron.


El problema de “Transformes: el lado oscuro de la luna” está en que su único compromiso está con las ventas y el entretenimiento insustancial. No hay más. Es únicamente apariencia. El inicio parece prometer un poco más de trasfondo que luego se pierde. Entonces, ¿para qué incluirlo? La cinta termina con una duración de 157 minutos; muchos más de los necesarios. El primer acto establece una serie de situaciones que para el tercero están completamente desdibujadas. Y luego en éste último lo más importante resulta ser una muy extensa secuencia de acción donde los efectos especiales adquieren todo protagonismo a pesar de que no siempre termina por ser claro qué es lo que está pasando. De los personajes principales mejor ni hablar. Simplemente baste con decir que repiten también Josh Duhamel, Tyrese Gibson y John Turturo; las adiciones son Patrick Dempsey como el traicionero y ambicioso jefe de Carly, John Malkovich como el neurótico superior de Sam y Frances McDormand como una autoritaria oficial gubernamental.


De “Transformers: el lado oscuro de la luna” no hay mucho más que decir... quizá que simplemente le hace eco a su nombre. Se trata del lado oscuro del cine, para ser más precisos del entretenimiento, y entendiendo por oscuro, vacío. Eso es lo que hay...

Transformers: Dark of the Moon

EE.UU. 2011

Director: Michael Bay.

Reparto: Shia LaBoeuf, Josh Duhamel, Frances McDormand, John Malkovich, Rosie Huntington-Whiteley, Patrick Dempsey, John Turturo.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo