top of page

Te amaré por siempre

“El tiempo que marca el reloj es el director de nuestro banco, el recaudador de impuestos, el inspector de policía; ese otro tiempo interior es nuestra esposa,” J. B. Priestly, El hombre y el tiempo.

“Te amaré por siempre” es una película para sentirse no para pensarse.



Basada en la novela “La mujer del viajero en el tiempo” de Audrey Niffenegger, “Te amaré por siempre” cuenta la historia de amor entre Henry De Tamble (Eric Bana), un bibliotecario que sufre un poco conocido desorden genético denominado como ‘Chrono-Displacement’, y Clare Abshire (Rachel McAdams), una pintora enamorada desde la infancia de De Tamble. Y es que Henry es el amor platónico de Clare, quien lo conoce cuando él ya es un hombre maduro, pero que sólo concreta la relación cuando ella es una joven y él apenas un par de años mayor. Henry la enamoró con sus esporádicas visitas pero cuando se ‘reencuentra’ con ella ignora los hechos que ahora ella debe explicarle.


Robert Schwentke teje un interesante relato y saca adelante una compleja estructura narrativa que se enfoca en el aspecto emotivo de la novela y deja afuera las explicaciones científicas. Henry simplemente tiene la condición. Ha aprendido a vivir con ella y a aceptar que es prácticamente poco o nulo lo que puede cambiar con sus conocimientos del futuro. En ese sentido, “Te amaré por siempre” es una interesante disertación sobre el poder del amor y la relatividad del tiempo.


El filme tiene su mayor defecto en un inicio que pugna por establecer los hechos, pero hace poco por interesar y empatizar con el espectador. A pesar de la buena química entre Rachel McAdams y Eric Bana, el primer acto no deja del todo claro qué puede esperarse y cuál será el conflicto a resolverse. Sin embargo, conforme la trama avanza la historia comienza a cobrar interés gracias al buen balance de momentos dramáticos y cómicos, a una edición atinada, y la interpretación de sus protagonistas. Bana interpreta con soltura y resignación al hombre bendecido-maldecido con el poder de viajar en el futuro; es un rol por demás complejo y lleno de capas. McAdams es poderosa desde el primer momento en que aparece en pantalla. Sus ojos no dejan duda de que al descubrir a Henry está enamorada. Esa chispa es suficiente para generar el interés suficiente por desentrañar que hay detrás de ese amor tan absoluto por alguien que todavía no la conoce.

El viaje en el tiempo enfrenta un tratamiento interesante en “Te amaré por siempre” al presentar tanto las ventajas como desventajas de conocer el futuro, y de vivir con alguien que en un momento está y en otro no. Puede ser divertido y trágico. El desenlace es poderoso pues se aleja de manipulaciones para mostrar los aspectos más vulnerables y puros del ser humano. Si el amor verdadero es incondicional, “Te amaré por siempre” es el mejor ejemplo de ello. Y si el amor es irracional, lo más racional es dejarse llevar por el cúmulo de emociones que el viajero del tiempo y su esposa ofrecen.

The Time Traveler’s Wife

EE.UU. 2009

Director: Robert Schwentke.

Reparto: Rachel McAdams, Eric Bana, Michelle Nolden, Arliss Howard.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page