Sweeney Todd, el barbero demoniaco de la calle Fleet

“I can guarantee the closest shave you’ll ever know,” Sweeney Todd.

El gore llega al musical. ¡Y de qué manera!


Tim Burton aborda un nuevo género y lo llena con su singular imaginería. El material de origen es el musical escrito por Stephen Sondheim y Hugh Wheeler, estrenado en Broadway en 1979. El proyecto estuvo en desarrollo por más de veinte años y estuvo a punto de ser realizado por Sam Mendes, con Russell Crowe en el protagónico. Pero Sondheim se mostró reticente a ceder los derechos hasta que conoció la visión de Burton, y aún así incluyo como cláusula el que tendría la última voz en la aprobación del reparto. La espera valió la pena; Sondheim acertó.



Sweeney Todd (Johny Depp) no es otro que Benjamin Barker, un barbero encarcelado injustamente por el juez Turpin (Alan Rickman). Tras varios años en el exilio, Barker ha regresado para vengarse. Turpin le arrebató a su esposa e hija. La primera se suicidó; la segunda vive recluida. Barker se establece sobre la fallida pastelería de la Sra. Lovett (Helena Bohnam Carter), con quien inicia un próspero negocio de pasteles de carne. La materia prima les sobra una vez que Benjamín ha comenzado a realizar afeitadas cada vez más al ras. Cada una lo acerca a Turpin y a una verdad que ni la hoja más afilada de una navaja podría negar.


Johnny Depp y Helena Bohnam Carter hacen mancuerna de nuevo con Burton. Para el primero es su sexta colaboración. Y para Carter, pareja del cineasta, la cuarta. Su selección aunque podría parecer resultado de la amistad y el amor, vaya del nepotismo, no deja dudas. Depp, en un personaje que pudo haber sido en otros tiempos para Michael Douglas, Harrison Ford, Dustin Hoffman, Robert De Niro, Al Pacino, Gene Hackman o Jack Nicholson, entrega otra memorable creación como el antihéroe. Su canto es bastante bueno y hace eco de la atormentada alma de Barker. La Academia le concedió su tercera nominación como Mejor Actor por ella. Bohnam Carter es todavía una sorpresa mayor. En un rol para el que se mencionó a Meryl Streep, Imelda Staunton, Emma Thomson, Annette Bening, Toni Collette, Kate Winslet y Nicole Kidman, Bohnam Carter hace un despliegue de sus habilidades dramáticas. Es conmovedora, hilarante y macabra a la vez. El cuadro lo completan un sólido Alan Rickman, una breve pero efectiva participación de Sacha Baron Cohen como un barbero que compite por la clientela, la bella Jayne Wisener como Johanna la hija atrapada, Jaime Campbell Bower como su enamorado, Laura Michelle Kelly como una vagabunda misteriosa y Ed Sander como Toby, un ingenioso, pero explotado niño.


Ganadora al Oscar por su precisa y detallada Dirección de Arte y también nominada por Mejor Vestuario, “Sweeney Todd: El barbero demoníaco de la calle Fleet” es un espectáculo tan inolvidable como poco convencional. La música y las letras son poderosas. El baile nulo. El humor, negro. La belleza obscura y sangrienta. Es un pastelillo de carne atractivo en todo momento. Bien cocinado. Incitante. Jugoso en cada bocado, perturbador en cada ingrediente y siniestramente adictivo.

Sweeney Todd: The Demon Barber of the Fleet Street

EE.UU./Inglaterra 2007

Director: Tim Burton.

Reparto: Johnny Depp, Helena Bohnam Carter, Alan Rickman, Jayne Wisner.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo