Spider-Man

“Lo que sea que la vida me depare, nunca olvidaré estas palabras: ‘con gran poder viene una gran responsabilidad’. Este es mi don, mi condena. ¿Quién soy? Soy Spider-man.” Peter Parker.

Peter Parker se convirtió en el primer ‘alienado’ en convertirse en superhéroe. Cuando lo hizo sus nuevas habilidades le permitieron realizar una serie de maniobras físicas que lo ayudaron a combatir el crimen, pero no a tener una vida más fácil. Los lectores no tardaron en identificarse con él erigiéndolo como una de las figuras más populares y emblemáticas del universo del comic.

Conscientes de su potencial, Cannon Films adquirió los derechos e inició la preproducción en 1986. Poco después vendió a Carolco Pictures que hizo lo mismo con Sony, estudio que terminó produciéndola en conjunto con Marvel. La espera valió la pena tanto creativa como comercialmente. Con un presupuesto de más de cien millones de dólares, “Spider-Man” saltó a la pantalla en el momento indicado. Superó la inversión en tres días (abrió con 30.4 millones de dólares e implantó un Record Guinness al recaudar 43.6 millones de dólares en su segundo día de exhibición, la mayor cifra hecha por una película en un día) y se convirtió en punto de referencia para futuras adaptaciones. Además, se hizo de nominaciones al Oscar por Mejor Sonido y Efectos Visuales, y al Premio Saturno en categorías que incluyeron Mejor Película de Fantasía, Mejor Director, Mejor Actor y Mejor Actriz; ganó por Mejor Música.



El responsable de tejer adecuadamente la telaraña es el director de culto de filmes de terror Sam Raimi (“The Evil Dead”, 1981), quien ocupó la silla luego de que se considerara, entre otros, a James Cameron, Ang Lee, David Fincher y Chris Columbus; este último declinó para realizar “Harry Potter y la piedra filosofal” (2001). El acierto de Raimi está en equilibrar adecuadamente los momentos dramáticos con las vistosas escenas de acción. La columna vertebral de “Spider-man”, que combina hechos sucedidos tanto en la historieta original “Amazing Spider-Man”, como en “Ultimate Spider-Man”, está en el proceso que Peter Parker debe vivir para transformarse en superhéroe. No se trata de un hecho gratuito sino de un camino por el cual opta tras la muerte de su tío Ben. Peter pudo haberla impedido pero no lo hizo. Pensó únicamente en sí mismo y no en el poder y la responsabilidad que había adquirido con él.


Tobey Maguire es Peter Parker/Spider-man. Maguire es perfecto para el papel. De imagen inocente y vulnerable es creíble como el poco popular y tímido Parker. Transmite con sutilezas y se transforma de forma verosímil en el superhéroe. Sony se mostró reticente ante su participación –el estudio quería a Leonardo Di Carpio o Freddie Prinze Jr.- pero cambió de idea tras ver su prueba y su nueva condición física. Maguire tiene química tanto con Kirsten Dunst, quien interpreta a la conflictuda Mary Jane Watson, como con James Franco – que originalmente hizo pruebas para el protagónico- quien hace de su mejor amigo, el multimillonario Harry Osbourn. El trío establece adecuadamente la relación entre los personajes que va de la amistad al romance pasando por la envidia y la venganza. Es un asunto de futuro trágico. Pero la tragedia no se limita únicamente a sus vínculos.


El villano elegido por Raimi es el Duende Verde/Norman Osbourn. El hecho obedece a que consideró que su complicada relación con Harry le daría profundidad a la historia. Así es. William Dafoe, quien pidió interpretar el papel luego de que el guion cayera en sus manos y el personaje fuera rechazado por Nicolas Cage, John Malkovich y Edward Norton (prefirió hacer “Dragón rojo”, 2002), hace del personaje una siniestra suerte de Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Franco le da buena réplica y Dafoe saca provecho tanto de los momentos de cordura como de locura de su personaje. Encantador e intimidante a la vez.


El nacimiento de “Spider-Man” es contado de forma efectiva. Hay algunas licencias narrativas, un par de cambios del original –como el origen del superpoder-, y un par de efectos especiales que pueden no ser del gusto de todos, pero el corazón del comic es trasladado adecuadamente. Mantiene firme la telaraña. Late con el don y la condena. Lo hace con poder y responsabilidad, y construye (hace referencias a Eddie Brock, el Dr. Connors, entre otros) puentes hacia mejores horizontes.

EE.UU. 2002

Director: Sam Raimi.

Reparto: Tobby Maguire, Kirsten Dunst, James Franco, Willem Dafoe, Rosemary Harris.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo