Sherlock Holmes

Sherlock Holmes, el detective por antonomasia, recibe el tratamiento Hollywodense a manos del director inglés Guy Ritchie, famoso por sus escenas de acción y peleas en filmes de culto como “Cerdos y diamantes” (2000) y “Rocknrolla” (2002).


Robert Downey Jr. es Holmes, quien tras atrapar a Lord Blackwood (Mark Strong), un asesino a punto de sacrificar en un rito obscuro a una joven, se ve inmerso en el tedio y el abandono que la partida de su compañero y amigo, el doctor Watson (Jude Law), le significa. Watson está por contraer matrimonio pero la súbita desaparición del cadáver de Blackwood (tras su ejecución) no le permitirá distanciarse mucho. El observador y adicto a la cocaína detective se ocupará de mantenerlo ocupado hasta que el misterio haya sido resuelto.



Luego de cuatro novelas y 56 cuentos, el personaje creado por Arthur Conan Doyle ha sido adaptado en múltiples ocasiones al cine y la televisión. La imagen que se tiene de él es, en parte, la que le dio su creador y, en parte, la que las distintas versiones se han ocupado de construir (incluida la popular frase pero nunca incluida en los textos, “elemental mi querido Watson”). El Holmes de 2009 conserva las características del original. Es observador, racional, metódico, pero desordenado, arrogante y encantador. El toque contemporáneo se lo da su presteza para involucrarse en escenas de acción. El Holmes tradicional preferiría evitar los enfrentamientos aún cuando se sabe es diestro en varias artes de combate. El de Ritchie y Downey Jr. está más cercano a Indiana Jones y James Bond. La unión se presenta, cortesía de los trucos de Ritchie, mediante breves y efectivas secuencias que muestran el proceso mental de Holmes.


“Sherlock Holmes” se evita el contar le origen del héroe y se concentra en presentarlo mientras resuelve un caso. Ritchie es lo suficientemente hábil como para hilar la investigación con la relación (amistoso-erótica, casi de un matrimonio) entre Holmes y Watson, e incluso un par de atisbos a su conflictiva relación con Irene Adler (Rachel McAdams), su interés romántico y la única mujer capaz de engañarlo. La fotografía, obscura y ominosa, ayuda a construir, junto con la cuidada dirección de arte, el Londres adecuado.


La actualización del detective es efectiva. Quizá no satisfaga a los puristas, pero rescata los elementos más significativos y los factura con bastante tino para dar forma a un eficaz blockbuster. “Sherlock Holmes” es entretenimiento de primer nivel: cómica, ágil, con elaboradas secuencias de acción y llamativos efectos especiales, un par de momentos románticos, e incluso un poco de crítica social. El Sindicato de Directores de Arte la consideró como Mejor Película de Época y el Sindicato de Diseñadores de Vestuario por su excelencia en el mismo rubro. La sorpresa la dieron los Globos de Oro que no sólo nominaron a Downey Jr. como Mejor Actor de Comedia o Musical, lo premiaron. Y eso no es todo. Estrenada bajo la sombra del monstruo en taquilla que resultó ser “Avatar” (2009), “Sherlock Holmes” ha duplicado su presupuesto (90 millones de dólares) y se apresta a resolver el misterio que ya se vislumbraba en el epílogo. Sherlock Holmes estará de regreso en 2010.

EE.UU. 2009

Director: Guy Ritchie.

Reparto: Robert Downey Jr., Jude Law, Rachel McAdams, Mark Strong, Eddie Marsan.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo