Secreto en la montaña

“Te diré algo. La verdad es que... a veces te extraño tanto que apenas y puedo soportarlo,” Jack Twist a Ennis del Mar.

Un día los mataron a golpes. Eran una pareja adulta de hombres. “Mi padre se aseguró de que mi hermano y yo lo viéramos. Por todo lo que sé, lo hizo,” le cuenta Ennis (Heath Ledger) a Jack (Jake Gyllenhaal).



En 1963, los jóvenes Ennis y Jack obtienen un trabajo cuidando ovejas en la zona montañosa de Wyoming. Ennis habla poco; Jack es optimista y soñador. Con el paso de los días y un par de tragos de whiskey las barreras se rompen y los vaqueros se envuelven en una intensa relación sexual. Cuando regresan a sus vidas, las retoman intentando dejar atrás lo sucedido. Ambos se casan, pero Jack decide visitar a Ennis. Inevitablemente la pasión vuelve a surgir y más aún se revelan sus verdaderos sentimientos, pero las barreras que los separa difícilmente cederán.


“Secreto en la montaña” es la película más memorable de 2005. A muchos les pareció polémica y escandalosa a otros una obra de arte. Quizás sea ambas, indiscutiblemente la segunda. Calificarla como una película ‘gay de vaqueros’ es minimizarla, prejuzgarla. El tema puede ser delicado y difícil para algunos –incluso hubo quien dejó la sala en la poco gráfica escena sexual- pero lo cierto es que “Secreto en la montaña” es una historia, bien ubicada en tiempo y espacio, sobre dos hombres obligados a negar el único gran amor que sentirían. Su tragedia es universal. Podría ser entre dos amantes de sexos, religiones, razas o estratos sociales distintos. Es un amor ‘prohibido’.


El guion de Larry McMurtry y Diana Ossana está basado en un cuento de Annie Proulx. Fácilmente podría caer en el melodrama o ser esa historia de vaqueros. Pero no lo es. Es una gran película. Entiende lo que les pasa a sus personajes y al individualizar sus sentimientos los hace cercanos a todos. La historia de amor que retrata es de grandes proporciones y coloca a “Secreto en la montaña” junto a “Casablanca” (1942), “Lo que el viento se llevó” (1939) y “Romeo y Julieta” (1968). A diferencia de las otras, a esta pareja no la separa una guerra o la rivalidad entre familias. El prejuicio social lo hace.


Ang Lee, cuya silla pudo haber sido ocupada por Gus Van Sant o Joel Schumacher, obtuvo el Oscar como Mejor Director por esta película. La cinta, nominada en ocho categorías (incluidas Mejor Película, Actor para Ledger, Actor y Actriz de Reparto para Gyllehaal y Williams), obtuvo otras dos estatuillas por Mejor Guion Adaptado y Mejor Música Original. El premio principal se lo llevó la también meritoria “Alto impacto”. Pero Lee, quien también recogió el León de Oro en el Festival de Venecia, hace un trabajo impecable y obtiene de su reparto vívidas interpretaciones. Tanto Michelle Williams (de la serie de televisión “Dawson’s Creek”) como Anne Hathaway (“El diario de la princesa”, 2001) dan un paso en sus carreras al despegarse de personajes más infantiles y estereotípicos. La primera, sobre todo, sobresale como la esposa enamorada que descubre el inimaginable secreto de su pareja. Gyllenhall, por su parte, es atinado como el soñador Jack, pero es Ledger quien sostiene la trama. Su interpretación es la más compleja. Su Ennis se presenta de la forma más convencional. Es el típico vaquero. Callado. Meditabundo. Solitario. Atormentado... su conflicto está bajo la superficie, pero atraviesa efectivamente la pantalla grande. Es ya una pareja histórica cuyos rostros pudieron haber sido los de Mark Wahlber, Joaquin Phoenix, Joseph Fiennes, Josh Hartnett, Colin Farell, Billy Crudup, y los amigos Ben Affeck y Matt Damon. Pero Ledger y Gyllengall no dejan lugar a dudas. El secreto es suyo y de todos los que han amado.


Hay varias escenas notables, pero es una, al final cuando Ennis visita la casa de Jack y encuentra su camisa perdida debajo de la del otro, que el poder de su amor resulta incontenible. No hay palabras. Sólo hechos. Como testigos no puede menos que recordarse aquello que Ennis le contara a Jack y preguntarse lo que Ennis realmente vio en su infancia… o si fue que su padre se ‘aseguró de que realmente lo viera’.

Brokeback Mountain

EE.UU. 2005

Director: Ang Lee.

Reparto: Heath Ledger, Jake Gyllenhaal, Michelle Williams, Ane Hathaway, Randy Quaid.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo