Secretaria

Voyerismo, amor, pasión, dolor y comedia.


Lee Holloway (Maggie Gyllenhaal) es una joven que luego de salir de una clínica donde la trataron debido a su constante afición al flagelo decide aplicar a un empleo como secretaria. El trabajo es en el despacho del abogado Edward Gray (James Spader), quien frecuentemente se haya en necesidad de una nueva asistente –tanto que hay instalado un anuncio luminoso fuera del inmueble con la petición-. A pesar de sus antecedentes, su aniñada apariencia y tímida personalidad Lee obtiene el puesto. Poco a poco la secretaria comienza a conocer la verdadera naturaleza de su jefe y a entablar una extraña relación con él. Esta secretaria está dispuesta a todo con tal de corregir sus errores y satisfacer los deseos de su jefe. Los límites a los que llegará van fuera de toda convención, pero complacen a sus protagonistas.



“Secretaria” es una cinta que sale de los estándares de Hollywood y plantea una comedia romántica entre dos singulares personajes que disfrutan del masoquismo. La historia tiene su origen en un cuento corto de Mary Gaitskill que examina el lado oscuro del ser humano y que Shainberg transporta a la pantalla grande de manera exquisita explorando un bizarro erotismo que refleja a sus personajes sin prejuicios ni moralidades.


La calidad histriónica de Spader y Gyllenhaal es incuestionable. Gyllenhaal sorprende como la sometida Lee; su trabajo corporal y la fragilidad que proyecta escena tras escena son por demás memorables. La actriz, poco conocida en aquél entonces, obtuvo notoriedad, además del reconocimiento de los Globos de Oro al nominarla como Mejor Actriz de un Musical o Comedia. Spader por su parte muestra una vena cómica que en anteriores trabajos no se le había visto.

El filme no es para todos los gustos y es importante recalcar este punto. Lo que se ve dentro de este bufete y entre este jefe y su secretaria perturba. El típico cortejo es completamente transformado. Las flores, los chocolates, besos ya brazos son sustituidos por reglasos, desprecios, golpes y humillaciones. La diferencia está en que aquí tales acciones son muestras de afecto esperadas y recibidas con agrado.


“Secretaria” es un descubrimiento que escapa de los clichés y la tradición del cine norteamericano. El filme atrapa desde un inicio e intriga y no es sobre fetichismos sino sobre amor y pasión.


Esta “Secretaria” es provocativa y controversial. Su interior alberga realidades que hipnotizan e impresionan. No hay reglas ni protocolos. La tradición ha sido dejada fuera. El auto-conocimiento, la aceptación y la experimentación son sus invitados. Aquí no hay nada malo en explorar los caminos de la sexualidad y nadie –que no lo quiera- saldrá lastimado. El amor y el dolor se funden en este mundo que verifica que “siempre hay un roto para un descosido”. ¿Extraño? Sí, pero es sin duda el placer culpable que genera una obra de calidad.

Prejuiciosos, tradicionalistas y moralistas favor de abstenerse.

Secretary

EE.UU. 2002

Director: Steven Shainberg.

Reparto: James Spader, Maggie Gyllenhaal, Jeremy Davies, Lesly Ann Waren y Stephen McHattie.

Artículo inicialmente publicado en el periódico estudiantil “La Catarina” de la Universidad de las Américas-Puebla. Derechos Reservados de Carlos Andrés Mendiola H.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada