Salvajes

“Deben amarse más entre ellos, de otra forma cómo es que te comparte,” Elena a O.

Oliver Stone regresa a su lado obscuro con “Salvajes”, adaptación de la novela homónima de Don Winslow.



Con O (Blake Lively), una joven de posición acomodada, como narradora inicia “Salvajes”. Lo primero con lo que empieza: “sólo porque estoy contándoles esto no significa que esté viva al final”. Y luego de que uno ve de qué va la historia entiende a qué se refiere. O vive y comparte relación (en un ejercicio del más puro poliamor) con dos exitosos productores de marihuana en el sur de California: Chon (Taylor Kitsch), un duro veterano de la guerra de Irak, y Ben (Aaron Johnston), un filantrópico biólogo. El primero proveyó de la semilla, el segundo la mejoró. El primero maneja el lado duro del negocio, el otro es un idealista. El negocio va bien y los jóvenes viven un festival hedonista que se complica cuando reciben un gráfico video de ejecuciones y una “invitación”: comparte tu negocio con nosotros o lo lamentarás.


El encanto de “Salvajes” está en que no tiene un origen único, sino que es la mezcla de varios ingredientes bien administrados por Stone, sobre todo cuando las negociaciones inician… después de todo las finanzas de las drogas no son tan distintas como las de los grandes negocios. El primero es, desde luego, el mundo idílico en que se presenta a los protagonistas, incluido un triángulo amoroso que se antoja imposible y que, sin embargo, el filme evita llevar a lugares comunes. Este triple amor es del bueno. Luego está la intriga en torno a los cárteles de drogas, su relación con la policía y las luchas de poderes. En la mezcla hay mucho de humanidad y bastante de salvajismo.


Conseguir lo anterior sin hacer de “Salvajes” simplemente otra película sobre narcotráfico se consigue gracias a un reparto elegido cuidadosamente y un concepto visual que acentúa lo paradisiaco y, sin caer en excesos, lo decadente de los escenarios. Blake Lively, sustituyendo a Jennifer Lawrence, quien prefiriera hacer “Los juegos del hambre”, muestra un registro histriónico mucho más amplio, yendo del éxtasis del placer a la desesperación del encierro y la incomprensión. Algo similar sucede con Aaron Johnston quien como Ben da con acierto un paso hacia papeles mucho más complejos y maduros. Taylor Kitsch, tras un muy desafortunado inicio de año (“John Carter: entre dos mundos” y “Battleship”, que irónicamente le consiguió esta parte; Stone lo eligió sólo con ver pie taje), por fin tiene una oportunidad para dar muestras de que puede ser mucho más que un héroe de acción. Pero el encanto no termina ahí. La mezcla incluye a John Travolta como Dennis, un policía corrupto que cambia de bando según convenga a su propio juego; Salma Hayek como Elena, la fría y enigmática reina del cartel que se ha quedado sin familia, y Benicio del Toro y Demián Bichir, como los secuaces. Además están Emile Hirsh y un grupo de actores mexicanos, que incluye a Joaquín Cosío, Sandra Echeverría y Diego Cataño. La participación de Uma Thuman como madre de O se quedó en el cuarto de edición aunque probablemente sea rescatada para el DVD.


Reprogramada para el verano (inicialmente sería estrenada en el otoño) tras estudios de mercado, “Salvajes” brinda justamente un toque de vida y euforia a una época del año donde lo principal es el entretenimiento puro. Y no es que no cumpla con ese rubro, lo hace con creces, pero además retrata en distintos niveles y con cierta frescura el tan manoseado mundo del narcotráfico. ¡Ah!… y si O está viva al final es algo que sólo puede descubrirse viéndolo… Elena no sabía lo que desataba cuando decide tomarla prestada.

Savages

EE.UU. 2012

Director: Oliver Stone.

Reparto: Blake Lively, Taylor Kitsch, Aaron Johnson, Benicio del Toro, Salma Hayek, John Travolta.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada