Ritmo de un sueño

“Sólo porque tienes el tocino, la lechuga y el jitomate, no significa que te voy a dar mi pan tostado,” Key.

El submundo, lugar de personajes marginados y olvidados...

“Ritmo de un sueño” estableció un nuevo récord en el Festival de Sundance, donde ganó el Premio de la Audiencia, luego de que tras su exhibición los derechos para su distribución fueron adquiridos por Paramount Pictures y MTV Films por 9 millones de dólares. El filme comprobó su valía y que cada dólar invertido bien valió la pena. En la entrega del Oscar se hizo con la estatuilla por Mejor Canción Original por el tema ‘It’s Hard Out Here for a Pimp’, y además, le dejó una nominación por Mejor Actor a Terrence Howard, quien con este filme y “Alto impacto”, se hizo de un lugar en la industria.



Djay (Terrence Howard) vende drogas y regentea mujeres. Nola (Taryn Manning), una rubia de trenzada cabellera, es quien le deja los mejores dividendos a pesar de que subirse a los carros de extraños no le gusta del todo. Lexus (Paula Jai Parker) es franca e independiente, sus ingresos no dependen únicamente de Djay; es también estripper. Shug (Taraji P. Henson) está fuera de circulación por nueve meses. El negocio no va mal, tampoco muy bien. Djay está cansado de su vida y encuentra una nueva esperanza en la música.


Craig Brewer se sumerge, en “Ritmo de un sueño”, en los bajos barrios, pero consigue evitar los lugares comunes y las caricaturas. La suya es una historia que no le es del todo lejana –varios hechos están inspirados en su vida, incluida la relación entre un proxeneta de color y una prostituta rubia, y el que su esposa quedara embarazada cuando trabajaba como estripper-, que trasciende las historias sórdidas, las fórmulas y se proyecta como un poderoso drama. Es sobre todo sobre la posibilidad de ser mejor y tiene en Djay uno de sus mayores aciertos.


Terrence Howard, como parte de su preparación para interpretar a Djay, entrevistó a más de cien proxenetas y una cantidad cercana de prostitutas, y vivió con cuatro alcahuetes. Howard se entrega al personaje sin cortapisas haciendo de Djay un ser completamente tridimensional. Es compasivo, arrogante, desesperanzado, inteligente y conmovedor. El alma del filme le pertenece en gran medida. El resto del elenco es sobresaliente. Destaca Taraji P. Henson cuya Shug enternece en su vulnerabilidad, entrega y admiración por Djay.


Raramente se tiene la posibilidad de disfrutar de un filme como “Ritmo de un sueño”. El título en español no está mal. Rescata el elemento musical y lo une con el aspiracional. El original lo hace de otra forma. Incluye el ritmo como parte de su fonética y se centra en el empuje y la posibilidad de que fluya. Lo que Djay busca y consigue es lo mismo que “Ritmo de un sueño”, redimirse con el envolvente y poderoso poder del arte.

Hustle and Flow

EE.UU. 2005

Director: Craig Brewer.

Reparto: Terrence Howard, Taraji P. Henson, Anthony Anderson, Taryn Manning, Paula Jai Parker.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo