Que verde era mi valle

“Memoria… es extraño que la mente se olvide de cosas que apenas acaban de pasar, y sin embargo, se aferra claramente a aquello que sucedió hace años...” Huw Morgan.

John Ford, quien ostenta el record, con cuatro premios de la Academia, de seis nominaciones, en la categoría de Mejor Director, es considerado uno de los grandes cineastas de todos los tiempos. Sin embargo, sólo uno de los filmes por los cuales fue reconocido obtuvo la estatuilla por Mejor Película. Esa película obtuvo la presea ante el clásico “Ciudadano Kane” y es “Qué verde era mi valle”.


Adaptada de la novela homónima de Richard Llewellyn, “Qué verde era mi valle” estaba pensada por Darryl F. Zanuck, productor y ejecutivo de Fox, como la respuesta del estudio a “Lo que el viento se llevó” (1939) de MGM. Sería filmada en Gales, dirigida en Technicolor (para mostrar lo verde que era el valle) por William Wyler, protagonizada por Laurence Olivier, Katherine Hepburn y Tiron Power como la versión adulta de Huw, y tendría una duración de 4 horas, pero la Segunda Guerra Mundial intervino. Wyler dejó el proyecto para hacer “The Little Foxes” (1941) y la locación tuvo que cambiarse al Sur de California. Dado que el color de las flores y el verde del paisaje no era igual al de Gales, el estudio y Ford, el nuevo director, decidieron filmar en blanco y negro. Entre otros cambios estuvieron también una significativa reducción del guion, que eliminó por completo la intervención del Huw adulto, y el cambio del elenco.

“Qué verde era mi valle” cuenta la historia de la familia Morgan, narrada en retrospectiva por un melancólico Huw (Roddy McDowall), al momento de dejar la tierra en que creció. Sus primeros recuerdos comienzan con el matrimonio de su hermano Ivor (Patrick Knowles), y el romance en silencio entre su única hermana, Angharad (Maureen O’Hara), y el nuevo predicador, Mr. Gruffydd (Walter Pidgeon). Huw, apenas un niño, observa surgir diferencias entre su padre y sus hermanos a causa de la huelga en las minas, salva a su madre de morir ahogada, pone en riesgo su capacidad para volver a caminar y padece discriminación cuando atiende a la escuela. Son años que marcaron a la familia y en los cuales Huw dejó de ser un niño.

Aunque el paso de los años ha colocado a “Ciudadano Kane” como la obra maestra de la cinematografía, “Qué verde era mi valle” se mantiene como una pieza de valor indiscutible. Fotografiada bellamente, la película es una épica sobre la transformación de un pueblo minero, un drama familiar, y el viaje de crecimiento de un niño. Ford maneja ágilmente las transiciones de los personajes, manteniendo el foco en la perspectiva de Huw pero sin descuidar al resto de los personajes. Los Morgan son una familia como cualquier otra, llena de alegrías y tragedias. El elenco es inmejorable, consistente y emotivo. La sencillez y complejidad de su vida, construida a base de pequeños momentos, es lo que la hace conmovedora sin caer en el melodrama gratuito y manipulador.

Nominada a diez premios de la Academia, incluyendo Mejor Guion y Mejor Actriz de Reparto para Sara Allgood, “Qué verde era mi valle” obtuvo la mitad; además de los mencionados fue reconocida por Mejor Cinematografía, Mejor Dirección de Arte en Blanco y Negro y Mejor Actor de Reparto para Donald Crisp. Orson Welles, director de “Ciudadano Kane”, remitía como su mayor influencia a los viejos maestros, “con lo cual me refiero a John Ford, John Ford, John Ford”. “Qué verde era mi valle” es una de sus cátedras estelares. Poderosa, vívida, brillante... resplandeciente por el rocío y a pesar de las... como el valle. How Green was my Valley EE.UU. 1941

Director: John Ford. Reparto: Walter Pidgeon, Mauren O’Hara, Roddy McDowall, Donald Crisp, Sara Allgood, Anna Lee, Patrick Knowles.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo