Percy Jackson y el ladrón del rayo

La mitología griega es dueña de personajes, criaturas y situaciones memorables. Rick Riordan, profesor y escritor, decidió utilizar, motivado por el interés de impulsar a su hija a leer, a aprender sobre el tema y no sentirse acomplejada por tener dislexia, las anécdotas para elaborar la saga de Percy Jackson, un semidios que desconoce su origen, pero que está destinado a grandes hazañas. El primer tomo de cinco es llevado a la pantalla grande por Chris Columbus, responsable de las dos primeras entregas de Harry Potter.

Los dioses del Olimpo existen, eventualmente bajan a la Tierra y frecuentemente tienen hijos con mortales. Percy Jackson (Logan Lerman) es uno de ellos. Zeus (Sean Bean) cree que Percy es el responsable de que su rayo haya desaparecido y amenaza a Poseidón (Kevin McKidd) con empezar una guerra si no hace que su hijo lo devuelva. La cuestión está en que Percy ni siquiera sabe quien es su padre y tiene ya suficientes problemas con la dislexia que padece, (en realidad sucede que su cerebro está programado para leer griego, no inglés) y el abusivo trato de su padrastro (Joe Pantoliano) a su madre (Catherine Keener). Cuando extraños eventos empiezan a sucederle, Percy deberá afrontar su origen, asumirse como semidios, y enfrentarse, con ayuda del sátiro Grover (Brandon T. Jackson) y la descendiente de Atena, Anabeth (Alexandra Daddario), a una aventura contra el reloj para detener una guerra que podría poner en peligro la estabilidad de ambos mundos.

Entre la serie de adaptaciones que han intentado tomar la estafeta de Harry Potter y El Señor de los Anillos (2001-2003), “Percy Jackson y el ladrón del rayo” es bastante afortunadas. Si bien la cinta ha recibido críticas encontradas, en su primer fin de semana recaudó poco más de 30 millones de dólares lo que la perfila a una segura recuperación de los 95 que costó hacerla, y más aún, abre la puerta a una nueva franquicia que aunque repite algunos elementos de la serie del maguito cuenta con suficientes méritos para subsistir. Columbus sabe su negocio. Introduce en los papeles principales a tres jóvenes actores y los rodea de probados histriones. Logan Lerman tiene una presencia agradable, es carismático y competente en el plano actoral, todos requisitos para encarnar adecuadamente el rol principal y hacerse de una fuerte suma de fanáticas. Brandon T. Jackson cumple con la parte cómica mientras que Alexandra Daddario tiene la fuerza necesaria para mostrarse como una estratega aguerrida y vulnerable adolescente; su química con Lerman es indiscutible. La participación de figuras como Catherine Keener, Uma Thurman y Pierce Brosnan, estos últimos como Medusa y Chirion, un centauro, le da sustento al filme y respaldo a los principiantes.

Columbus introduce adecuadamente a Jackson, atrapando al espectador, primero por los conflictos cotidianos, y luego, por la aventura. El ritmo es adecuado y entre momentos dramáticos y cómicos no permite que el interés del espectador decaiga. Los efectos especiales son de buena factura y ayudan a dar realismo a la trama. Entre ellos destacan la mojada pelea entre Percy y Luke (Jake Abel), hijo del mensajero de los dioses; el inframundo, y las serpientes en la cabeza de Medusa, entre otros.

“Percy Jackson y el ladrón del rayo” es aventura de buena factura. Con su presentación, el hijo de Poseidón se adentra en aguas peligrosas y sale airoso... si su futuro está en el olimpo del cine de fantasía sólo el tiempo lo dirá, por el momento es, como su protagonista, sólo un semidios. Percy Jackson and the Olympians. The Lighting Thief Canadá/EE.UU. 2010 Director: Chris Columbus. Reparto: Logar Lerman, Brandon T. Jackson, Alexandra Daddario, Catherine Kenner, Uma Thurman, Joe Pantoliano, Pierce Brosnan, Rosario Dawson, Sean Bean, Kevin McKidd, Jake Abel.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo