Michael Jackson: Esto es todo

“Es una aventura. Una gran aventura. Quiero llevarlos a lugares donde no han estado antes. Quiero mostrar un tiempo que nadie ha visto antes.” Michael Jackson.

En julio de 2009 daría inicio, en la Arena O2 de Londres “This Is It”, una serie de cincuenta conciertos con los cuales Michael Jackson se despediría de los escenarios. El telón nunca llegó a levantarse. Un mes antes, el 25 de junio, el corazón del artista dio su último compás.

“Michael Jackson: Esto es todo” es un tributo a la obra del cantante. El documental recupera, de la mano de Kenny Ortega, director de escena y compañero creativo de Jackson, las grabaciones que se hicieron durante los ensayos. Originalmente fueron hechas como medio para analizar, evaluar y mejorar durante las presentaciones y formarían parte de la biblioteca privada de Jackson. En “Esto es todo” son testimonio del talento de un ícono. “Esto es todo” es un título impreciso e incapaz de englobar la totalidad de un genio. Una traducción más precisa equivaldría a “esto es” que en cierta forma evoca con ambigüedad una dimensión que no se puede cuantificar, como el talento de Jackson.



Kenny Ortega presenta en “Esto es todo” un documento inesperado. Trata de un hombre comprometido con su arte; un hombre que se sometía a arduos ensayos y que sobrevivía gracias a la fuerza que la música le daba a su espíritu. El Michael Jackson enfermo y polémico no está presente. “Esto es todo” se ocupa de las luces del artista. Luces tan intensas que ninguna sombra puede opacarlas. El filme fluye como lo haría el concierto. Ortega da unos vistazos de la preparación y las audiciones. Trabajar con Jackson era un honor. Sólo los mejores lo consiguieron, pero aún para aquellos que no lo lograron estar en su presencia era ya meritorio. Jackson inspiró a generación y seguirá haciéndolo.


Los ensayos y preparativos de los conciertos permiten dimensionar la magnitud que hubieran tenido, pero sobre todo, la magnitud de la creatividad y el compromiso de Jackson. En “Esto es todo” se ve que era el autor de sus shows. Sin levantar la voz, sin enojo y con cortesía Jackson dirigió con Ortega el montaje del espectáculo. Jackson corrige los tiempos, precisa las entradas y detalla hasta el más mínimo elemento de la voz, la música y el baile. Era un perfeccionista. Cada número contaba una historia y era una producción entera. Entregado a su arte, Jackson respetaba el trabajo de los demás y compartía el escenario. Él era el protagonista pero no se rehusaba, por el contrario, propiciaba el lucimiento de los demás.


“Esto es todo” inicia con una nota alta. Ortega despierta los sentidos y las emociones con los primeros testimoniales. Enlaza los ensayos con los videos que se habían preparado. Construye la ilusión de estar en la intimidad con el ídolo, de vislumbrar el concierto. Jackson estaba listo. Pero el fruto de su trabajo no llegó a verse. “Esto es todo” es apenas una muestra de la magnitud de su talento. Es una muestra a la altura del artista porque consigue el mismo objetivo: despertar un cúmulo de emociones y sensaciones. De eso trata el arte. De eso trata la música. De eso se conforma Michael Jackson y “esto (lo) es”.

Michael’s Jackson: This Is It

EE.UU. 2009

Director: Kenny Ortega.

Reparto: Michael Jackson.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo