"Los voyeuristas" de Michael Mohan

Tiene sus aciertos... y grandes desaciertos.

"Los voyeuristas" se suma a los filmes que se inspiran en "La ventana indiscreta" de Alfred Hitchcock y de la que hace poco vimos a la muy fallida "La mujer en la ventana". La premisa es sencilla y está en ese culposo placer de espiar a los demás que se complica cuando se comienzan a atar cabos o se presencia algún crimen. En "Los voyeuristas" Pippa (Sydney Sweeney) y Thomas (Justice Smith) son una joven pareja que se muda con entusiasmo a su primer departamento. Pronto descubren que en el edificio de enfrente los vecinos nunca cierran las ventanas. Él (Ben Hardy) es fotógrafo y Ella (Natasha Liu Bordizzo)... ella es víctima de infidelidad y maltrato. La mezcla de escenas que presencian incluyen momentos románticos, otros muy eróticos y algunos dramáticos. La complicación viene cuando Pippa se involucra de más, rompiendo la barrera de la distancia entre ellos.

Si hay un filme que le rinda homenaje a lo disparejo es éste. El primer acto es bastante aburrido. Vaya, los primeros minutos, cuando llegan al apartamento tienen su encanto, pero luego hay una escena donde uno debía interesarse más, al conocer mejor a la pareja, por ellos, por quiénes son y qué quieren, y eso no sucede. Es error del guion. Sydney Sweeney está bastante bien como Pippa; la película recae en ella. Justice Smithe cumple, aunque sobre actúa en algunos momentos. Total, todo mejora cuando descubren a los vecinos y, vaya, sí es de esperarse que ellos sean más interesantes, pero es un gran problema que poco interesen los protagonistas durante el primer acto donde uno se pregunta si debiera seguir viendo o se cometió un error con la selección. Y es aún un mayor problema el que la película pierda una de sus grandes oportunidades ahí mismo, explorar qué es lo que sucede, porqué sucede, que otra vida nos resulte o verdaderamente sea más interesante que la nuestra.

El segundo acto funciona y funciona muy bien. En él, Pippa y Thomas rompen los límites, acercándose más a la pareja, queriendo conocerlos en realidad y ver qué tanto se acerca lo que han especulado a la realidad. La vida de los vecinos se ha convertido en la suya hasta que algo sucede que los obliga a decidir seguir viendo o parar, uno lo hará y el otro no. Esta parte es un thriller de misterio con momentos eróticos y está muy bien lograda. Luego viene el desenlace del que no diré mucho, baste saber que es una pena que Michael Mohan no sepa cuándo terminar, en aras de "sorprender" agrega un giro de tuerca con tintes moralistas que le da en la torre a lo anterior, ya no digamos la venganza con la que todo concluye y que no hace más que cavar aún más el hoyo en que ya se había metido.

"Los voyeuristas" pierde la oportunidad de entregar un thriller provocador que explore ese placer culposo que es ver a los demás; esa verdad reveladora que existe cuando la vida propia es menos interesante o puede dejarse de lado para vivir la fantasía a medias que es la que se espía. Nos lleva en un viaje muy prometedor, incluso, por momentos, con pretensiones de cine de arte (con todos sus close ups a ojos e inserciones alegóricas), y luego se tira por un acantilado. "Los voyeuristas" es una oportunidad perdida. Si andan con ese impulso, vayan al clásico y ahórrense este descalabro.

🎬🎬

"The Voyeurs"

EE. UU. 2021 - 2h


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo