Los secretos del poder

Estrenar en abril de 2009, “Los secretos del poder” le dio al primer semestre del año, destinado a producciones regulares o a grandes blockbusters, uno de sus filmes más interesantes. Sin embargo, la decisión le costó al segundo filme de ficción de Kevin McDonald (“El último rey de Escocia”, 2006) quedar en el olvido cuando las nominaciones a las distintas premiaciones se hicieron, consiguiendo apenas un par (Mejor Reparto por la Sociedad de Casting de América y Mejor Director Inglés por el Círculo de Críticos de Cine de Inglaterra).



Basada en la miniserie homónima de la BBC, “Los escándalos del poder” inicio preproducción con la expectativa de reunir, tras el éxito de “El club de la pelea” (1999), a Brad Pitt y Edward Norton, pero la huelga de escritores se interpuso. Pitt encarnaría a Cal McCaffrey (Russell Crowe), un periodista de la vieja escuela que trabaja para el Washington Globe. La historia de su interés: la muerte de la asistente de investigación de Stephen Collins (Ben Affleck, sustituyendo a Norton), un ambicioso congresista cuya carrera entra en crisis tras el suceso; la joven era su amante. McCaffrey y Collins fueron compañeros durante la universidad y el primero, además, sostuvo un romance con Anne (Robin Wright Penn), la ahora esposa del segundo. Con la ayuda de la novata periodista política bloggera, Della Fry (Rachel McAdams) y la presión de su editora, Cameron Lynne (Helen Miren), quien intenta encontrar el balance entre el trabajo periodístico y el sustento comercial de la publicación (las ventas), Cal tratará desentrañar el suceso al tiempo que intenta reconciliar su vida personal con la profesional. La muerte de la joven es apenas la punta del iceberg de un asunto de dimensiones internacionales.


“Los escándalos del poder” es un filme complejo. Entramado minuciosamente, requiere en todo momento de la atención del espectador. Se trata, por un lado, de un thriller político que pone sobre la mesa los alcances de las decisiones de los funcionarios públicos en cuestión de seguridad nacional e intervención en otros países; por otro lado, expone los riesgos que la inmediatez de los medios digitales implica para la recolección de información, principalmente en términos de calidad y pertinencia. Y además, habla sobre la vulnerabilidad del ser humano y sus alcances al momento de establecer aquello que es importante y lo que se está dispuesto a hacer para conseguirlo. La mano de McDonald mantiene las tuercas en su justo lugar, consiguiendo balancear adecuadamente los distintos hilos sin desmerecer la tensión de la historia y abarcando una fuerte cantidad de sucesos e información. Lo ayuda contar con un elenco de primera línea. Russell Crowe, reconocido por su labor como Mejor Actor por el Instituto Australiano de Cine, consigue una poderosa interpretación como el meticuloso y conflictuado Cal. Lo acompañan Ben Affleck, Helen Mirren, Rachel McAdams, Robin Wright Penn, Jeff Daniels y Jason Bateman, este último con un par de escenas que dan respiros cómicos, en personajes bien construidos e interpretados que suman a la intriga y al redondo resultado final.


Inteligente e ingeniosa, “Los secretos del poder” es un filme tan provocativo que hace dudar sobre la ficción de su trama y pone a pensar sobre los juegos que se llevan a cabo en el Estado.

State of Play

EE.UU./Inglaterra/Francia 2009

Director: Kevin McDonald.

Reparto: Ben Affleck, Russell Crowe, Rachel McAdams, Helen Mirren, Jason Bateman, Jeff Daniels, Robin Wright Penn.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo