top of page

"Locke & Key" / Temporada 3

La llave encaja y cierra bien la magia.

Es cierto que retomar "Locke & Key" no es del todo fácil. Vaya, la misma serie lo sabe y hace un rápido recuento que sí refresca la memoria, pero en realidad no es que deje del todo, todo claro. Retoma un par de meses después de la conclusión de la Temporada 2. Los Locke están llevando una vida tranquila y preparan la boda del tío Duncan (Aaron Ashmore). El pesar lo pone el que han tenido poca comunicación con Tyler (Connor Jessup) luego de que se fuera para distanciarse de los eventos traumáticos que vivió y de los que en realidad no recuerda mayor cosa pues optó por no aplicarse la llave de la memoria. La amenaza que no esperan llega en la forma de Frederick Gideon (Kevin Durand), el capitán de la Armada Inglesa, que ha sido poseído por un demonio y quién busca hacerse de las llaves pues ha descubierto que con ella puede reabrir el portal y convertir a la Tierra en el nuevo hogar de su especie.

Lo primero que hay que decir es que es un gran acierto concluir aquí la serie; una serie que retoma su material origen, el cómic homónimo, pero que adquirió personalidad propia y que de continuar fácilmente hubiera caído en repeticiones o un desgaste innecesario. En su lugar cierra el arco narrativo con algunas novedades (hay llaves nuevas, como era de esperarse, la del tiempo, la de la creación y objetos mágicos relativos como un baúl a prueba de todo o una esfera de cristal muy fría), pero más aun dándole buen término a los personajes y, sobre todo, cerrando el viaje de sus protagonistas en relación a su principal pérdida: la muerte de Rendell Lock (Bill Heck), padre de Tyler, Kinsey (Emilia Jones) y Bode (Jackson Robert Scott), y uno de los guardianes originales de las llaves.

La serie atina en cerrar adecuadamente los arcos de sus personajes centrales. Nina (Darvy Stanchfiled) afronta su pesar por haberse perdido parte de la infancia de sus hijos por el alcoholismo. Tyler asimila cómo debe enfrentar el pasado. Kinsey... la verdad que a ella no le dan mucho más allá del aspecto "profesional" o su futuro como cineasta, aunque aprovechan su voz poniéndola a a cantar en un par de ocasiones (como ya se vio en la ganadora del Oscar "CODA: Señales del corazón" que protagoniza). Bode termina siendo el hilo conductor y el responsable del reencuentro con Rendell, cortesía de la llave del tiempo; uno de los momentos más entrañables de la serie. A Ellie Watson (Sherri Saum) también se le permite un buen desenlace luego de su regreso e incluyendo nuevos momentos del pasado. Laysla de Oliviera, quién hace a Dodge, también vuelve, sumándose a los obstáculos para los Locke y redondeando la historia, aunque, sin duda, Gideon, se convierte en la mayor amenaza que han enfrentado. Por cierto, también vuelven Sam (Thomas Mitchell Barnett), responsable de la muerte de Rendell, reivindicándose, y Scot (Petrice Jones), para justo darle un poquito más qué hacer a Kinsey.

Hay personajes nuevos, entre los que destaca Gordie (Michael Therriault), actor y productor que fuera compañero de Ellie y Rendell en la adolescencia y cuya cabeza es todo un espectáculo al estilo de Broadway. A él se suman también posibilidades que no se habían visto antes como el qué pasaría si se está en la cabeza de alguien, tras usar la llave correspondiente, y la persona fuera lastimada o muriera.

La conclusión de "Locke & Key" es menos oscura que la del cómic, lo que podría reclamársele, pero también se le agradece el que tenga personalidad propia, que haya consecuencias (sí, hay muertes y hechos que no pueden "deshacerse" y que cuando "heche llave" y cierre la puerta hace sentido. La fantasía está bien sella ente ese candado y esa llave.

🔑🔑🔑🔑

EE. UU. 2022 - 8 Episodios de alrededor de 1 hora


Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page