top of page

"Las viudas de los jueves"

"Es más fácil obtener el perdón que el permiso".

Por qué ser viudas únicamente los jueves...

"Las viudas de los jueves" es el título de la novela de Claudia Piñeiro, novelista argentina. Se publicó en 2005 y en 2009 se llevó al cine. Ahora, "Las viudas de los jueves" es también "una (mini) serie de Netflix".

"Las viudas" viven en Los Altos de las Cascadas, un exclusivo residencial. Es el 26 de diciembre. Música se escucha a lo lejos, en casa de los Scaglia. Hay un corto y la luz se va. En la alberca están los cadáveres de Tano (Omar Chaparro), Gustavo (Alfonso Bassave) y Martín (Pablo Cruz). ¿Qué pasó? En seis episodios, la serie lo explicará. El primero, "Tienen que saber la verdad" es la sentencia. Los siguientes se ocupan, cada uno, de una familia: los Scaglia, conformada por Tere (Irene Azuela) y Tano, llevan la voz cantante, son "la pareja", "la familia"; los Andrade, con la perfecta Mariana (Zuria Vega) a quién no se le dio la maternidad, pero la ejerce con Romina (Sasha González), su hija adoptiva que prefiere su nombre real, Ramona, y quién padece porque Ernesto (Gerardo Trejoluna), su esposo, un exitoso cirujano, no convive con los otros esposos los jueves, justo en el momento que "las deja viudas" porque se abstraen en ese tiempo del "Club de Toby"; los De la Luna, donde Martín, heredero de una familia política ha caído de la gracia y no sabe ahora cómo sacar adelante a su muy creciente progenie; los Maldonado, con el dominante Gustavo y Carla (Sofía Sisniega), su joven esposa trofeo que quiere dejar el aparador, y los Guevara, con Mavi (Cassandra Ciangherotti), quién saca adelante los gatos como corredora de casas, Ronie (Juan Pablo Medina), espera que sus negocios alternativos (sembradío de plantas no legales), algún día le rindan frutos.

En el centro de la novela de Piñeiro está una crítica social que vive tanto en el filme como en la serien. En el primero es más contundente, en la segunda más desgarradora. En ambas, está a abierta a discusión, ésa es la intención. "Los Altos de la Cascada" es un microcosmos que explora la vida de los "ricos y privilegiados". El formato de serie tiene la ventaja de profundizar mucho más historias y personajes. Hay textos, diálogos y situaciones que son muy similares entre ambos, pero otros no aparecen y el que cada episodio deje ver lo que sucede dentro de las elegantes mansiones da otra perspectiva. El filme, por cierto, no se ocupa de los Andrade y tampoco acaba de la misma manera, lo que hace que sea "lo mismo, pero no igual" y es en los matices donde está la verdad.

En contra de "Las viudas de los jueves" está el que delata más que el filme la causa de las muertes. Es en cierta medida un thriller y revelar al "asesino", si bien deja al aire los motivos, mata en parte el misterio. Fuera de ello tiene también algunas escenas que alargan de más y otras que hacen falta, sobre todo, para algunas subtramas que tienen que ver con los hijos y que sólo quedan dibujadas. Es un gran acierto incluir a los Andrade. En especial, la presencia de Ernesto da el contrapunto exacto a Tano, Ronnie y Martín. Enrique se resiste, no quiere formar parte de ese grupo. Ello ocasiona comentarios y hace sentir a Mariana que es un poco "menos perfecta". Pero Enrique es el único que no tiene que aparentar estabilidad económica, la tiene. Enrique también tiene claro que no quiere exponer a Mariana en pláticas que van de su intimidad. Enrique es lo que los demás no se atreven en aras de pertenecer. Enrique es la muestra de que hay hombres que detectan la masculinidad tóxica y se niegan a formar parte de ella. Esos aspectos le dan más capas a la serie. Por ejemplo, el desenlace de Carla, tras la golpiza, es también distinto, de la vida y filosofía de Romina / Ramona también se sabe más, las tramas y existencias de los hijos en general van más allá de lo decorativo, incluso hay también un poco más de detalle sobre aquellos que asisten a las familias y cómo se relacionan con ellos (de un jardinero al jefe de vigilantes pasando por más de una trabajadora del hogar).

El nivel actoral es bueno, sorprendiendo en gran medida Omar Chaparro. Hay momentos en los que está ligeramente sobreactuado, en especial cuando quiere dar ese tono o "fresa", pero en los momentos de mayor actoral está al nivel y el reto no es poco. Cassandra Ciangherotti brinca a los papeles maduros en "Las viudas de los jueves". La actriz también es más conocida por su labor en comedias y comedias románticas. Aquí es la única que se da cuenta de que "no están bien" y no lo están en ningún sentido: ella está exhausta sacando adelante la casa, su relación con Ronie está en un letargo, su hijo está desorientado, viven en un entorno de apariencias. Zuria Vega también juega contra el estereotipo como la perfecta Mariana y eso es algo en lo que la serie atina. Gran parte de su elenco hace algo distinto a lo que se le conoce. Es también el caso de Juan Pablo Medina y Pablo Cruz. El reto no es poco y en el elenco de reparto está también Claudette Maillé, quién fuera una "viuda fundadora" y ahora verdaderamente lo es... viviendo la vida quiere.

"Las viudas de los jueves" no es una serie perfecta, pero es una buena serie. No es una serie para divertirse, pero divierte, entretiene y, más aún, provoca. Es una serie atrevida, con desnudos frontales, que habla las cosas por lo que son, sin abusar del lenguaje, pero sacando a la superficie lo que antes se escondía entre lujos, glamour y apariencias, como los cadáveres que las hacen viudas, ya no sólo de los jueves, sino permanentes.

🍷🍷🍷🍷

México 2023 - 8 Episodios de alrededor de 1 hora


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page