La princesita

A mi princesita, Karlita


“Todas las mujeres son princesas, es nuestro derecho,” Maya (Pushpa Rawall).

A primera vista el cine de Alfonso Cuarón parecería, salvo por el verde o el sentido de humedad, completamente disperso… pero quizá sea justo lo que dichos elementos representan lo que le da cohesión.



Tras una opera prima que lidia con el VIH (“Sólo con tu pareja”, 1991), Cuarón emigró a Hollywood para filmar, bajo el esquema independiente, una adaptación de la novela “La princesita” de Frances Hodgson Burnett. Ubicada durante la Primera Guerra Mundial, la historia inicia en la India donde Sara Crewe (Liesel Matthews), una imaginativa niña, cuenta mágicos relatos. Pronto, su padre debe presentarse en el frente por lo que lleva a Sara a un exclusivo colegio de Nueva York. Ahí, la señorita Minchin (Elanor Bron) se ocupa de que las niñas reciban la mejor educación bajo los más estrictos estándares. Rápidamente Sara se vuelve la más popular, pero su suerte cambia cuando una noticia llega: su padre ha muerto. Entonces, Minchin, en un acto que denomina como de “caridad”, decide conservarla, al lado de Becky (Vanessa Le Chester), como sirvienta.

El placer que da soñar y la convicción de que existe el bien hacen de los cuentos una materia a veces tan cercana y otras tan lejana de la realidad. “La princesita” se ciñe a esa tradición. Con una cuidada dirección de arte y una luminosa fotografía, rubros en los que fuera nominada al Oscar, Cuarón construye la atmósfera adecuada. El éxito de la cinta está justo en la mano del director. Cuarón presenta una suerte de realismo mágico que se sostiene gracias a la dosificación de detalles, situaciones y lugares.


Liesel Matthews, la protagonista, es una actriz bastante resuelta para su edad. Es carismática y no pierde el aplomo cuando enfrenta momentos dramáticos, evitando caer en exageraciones y estando a la altura en momentos que podrían fácilmente resultarle intimidantes. Eleanor Bron juega bien su parte como la “bruja” del cuento que, sin embargo, es humana. El resto del reparto redondea y equilibra adecuadamente el cuento. Entre las niñas aparece Camilla Belle.

Hay muchas historias donde los niños viven en lugares maravillosos que esconden personas y rincones atemorizantes… lugares de adulta incertidumbre. Es una frontera difícil… peligrosa. Pero la ganadora del segundo lugar como Mejor Película por la Asociación de Críticos de Los Ángeles, lo hace con tanto encanto que es imposible pensar que los efectos especiales puedan conseguir mayor magia y encanto. Todo niño, y en este caso en especial, niña, merece, sin importar condición, fantasía y esperanza. Es la semilla para un mundo mejor y la firme convicción de que toda niña es de origen una princesita.

A Little Princess

EE.UU. 1995


Director: Alfonso Cuarón.

Reparto: Liesel Matthews, Eleanor Bron, Liam Cunningham, Vanessa Lee Chester.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Charada