La otra reina

“No arriesgues nada y no ganarás nada,” Sir Thomas Boylen (Mark Rylance)


El rumbo de Inglaterra cambió después de que Enrique VIII ocupara el trono. El miembro de la familia Tudor rompió y modificó las reglas a su conveniencia. Inglaterra se transformó en su interior y sus nexos con el exterior sufrieron las consecuencias. “La otra reina”, basada en la exitosa novela de Philippa Gregory, cuenta la relación del monarca con las hermanas Bolena, Ana y María.


El director de televisión Justin Chadwick (“Bleak House”, “Spooks”) debuta en la pantalla grande con esta historia de intriga, traición, avaricia y orgullo. Como entretenimiento funciona, pero deja bastante que desear como retrato de algunos de los personajes más interesantes y polémicos de la historia. Chadwick no tiene un objetivo claro y deja que el filme caiga en el melodrama. La culpa es en parte suya, pero en mayor medida se debe a un guion flojo e inconsistente, cuyos personajes están poco desarrollados. “La otra bolena” promete acercarse a otras películas de época o biográficas de altos vuelos; no lo consigue a pesar de su buena factura técnica y un reparto de estrellas.


La novela de Gregory es intrigante. Sumerge al lector a la época y presenta a dos hermanas de distinto carácter, pero igual de ilusionadas. En parte víctimas de las expectativas, en parte víctimas de un sistema, en parte víctimas de sus propios deseos. Ana y María fueron armas, amantes, pero ante todo mujeres. “La otra reina” cuenta con dos de las actrices más talentosas y hermosas de su generación, y además lo hace en papeles fuera de su tipo. Natalie Portman es la presuntuosa e inteligente Ana; Scarlett Johanson la modesta María. La primera buscaba el poder, la segunda ofrecía su amor. Eric Bana es Enrique VIII, un hombre de excesos y obsesionado con una sola cosa: conseguir un heredero. La presión social de la época era tremenda. A pesar de la estricta moral mucho sucedía en los entretelones, y en ese nivel “La otra reina” no consigue lo que “La edad de la inocencia” (1993) o “La casa de la alegría” (1996). La historia se presta para decir mucho en torno a la doble moral, el feminismo y la ambición, por citar sólo los temas más aparentes. No lo hace.


Aun así, el nivel histriónico es bastante bueno y se debe principalmente al talento ya demostrado por los actores en trabajos previos. El reparto lo completan los desperdiciados Kirstin Scott Thomas y Jim Sturges. La primera es la abnegada madre de las Bolena. El segundo su hermano Jorge. El varón de los Bolena era homosexual, hecho que apenas y se atisba, al igual que su incestuosa relación con Ana. La fotografía y la música son atinados. El vestuario sobresale y acentúa el carácter de los personajes.


Definir cuál de las Bolena era la otra reina es difícil aun cuando una llegó a serlo. Ambas fueron en su momento una fuerza detrás del trono. María permaneció en el juego solidaria. Ana se lanzó al ruedo. Lo tuvo todo y lo perdió todo. Pero su victoria fue el que su hija Elizabeth (la misma que interpreta Cate Blanchet en “Elizabeth, la reina virgen”, 1998) ostentó la corona y se convirtió en una de las grandes monarcas de la historia… Y eso que Ana apenas y fue la segunda... de ocho esposas.

The Other Boylen Girl

Inglaterra / EE.UU. 2008

Director: Justin Chadwick.

Reparto: Eric Bana, Natalie Portman, Scarlett Johansson, Kirstin Scott Thomas, David Morrissey, Jim Sturges.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo